Café Tacvba emprende nueva aventura musical (Video)

La agrupación mexicana se encuentra en plena preparación de su nuevo producción discográfica titulada “Un objeto antes llamado disco”
Café Tacvba emprende nueva aventura musical (Video)
El nuevo disco aún no tiene fecha de lanzamiento.
Foto: Archivo / La Opinión -

Los Ángeles – Era una emoción anticipada. Pero aún así no le quitó lo selecto, lo privado, ni lo mágico de presenciar la grabación en un estudio del nuevo disco de una de las bandas más sólidas del rock en español, Café Tacvba.

Anticipada porque “los cafeta” o “los tacvbos” —como los mexicanos les nombran de cariño—, ya habían pasado por Argentina, Chile y México, rociando de misticismo con la grabación de “Un objeto antes llamado disco”, para el que fueron invitados un puñado de fans y amigos de la industria.

En cada sitio fue la misma fórmula pero muy probable, no el mismo sentimiento, ni energía, y eso es precisamente lo que Café Tacvba quería capturar en su nuevo álbum que no tiene fecha de lanzamiento (aunque se mencionan los meses de septiembre y octubre entre las posibilidades).

Aunque parecido a un unplugged, la grabación fue más que eso. Porque como bien explicó Rubén Albarrán, líder de la banda, “este experimento lo hacemos con la intención de tener en esta grabación los sentimientos y energía que ustedes transmitan con su presencia”.

La asistencia de los espectadores no le quitó la intimidad que los músicos están acostumbrados a tener en el estudio de grabación.

Los Ángeles fue la última parada con dos sesiones en el estudio East West de Hollywood que se llevó a cabo la semana pasada. Un día para los amigos, en donde se dejaron ver rostros conocidos de otras bandas musicales como Bajo Fondo. Y otro para los asistentes privilegiados, los que a través de Facebook y Twitter se ganaron la invitación.

En el estudio, varias sillas rodeaban los teclados de Emmanuel del Real, “Meme”, las guitarras de Joselo y Quique Rangel, y el pequeño altar que Albarrán armó antes de que los invitados entraran.

El argentino Gustavo Santaolalla —quien junto con Joe Chicarelli, producen el proyecto—, rompió el silencio que quedó en el salón una vez que la banda fue recibida. Habló para anunciar las reglas: nadie podía levantarse, había que guardar completo silencio a la indicación y aguantar euforias al final de cada tema, hasta recibir señal.

El cuarteto más innovador del rock latinoamericano de los últimos veinte años, estaba listo para emprender su aventura.

Luego de haber encendido el incienso y agradecer la participación, Albarrán el pequeño hombre de la sonrisa eterna, expresó: “…sin disponer de otra cosa, ¿qué les parece si hacemos un disquito?”.

Entonces vino el desgrane de las doce piezas que formarán el nuevo disco.

El formato fue el mismo en todos los sitios donde grabaron, porque, de acuerdo con Santaolalla, será el orden en que quedarán los temas grabados en el disco.

Abrieron con Pájaros, para continuar con Andamios y De este lado del camino.

El contenido de los temas, navegan entre el amor, la conciencia por el medio ambiente y el asunto social de la situación mexicana, descritos de una manera muy poética.

Las piezas ya bien ensayadas, en la mayoría de los casos, no requirieron de segundas tomas y Albarrán —el de los apodos a veces impronunciables—, se dio el tiempo para ofrecer una explicación entre una y otra.

Así le siguieron Espuma, interpretada por Joselo, Olita de altamar y Aprovéchate, cantada por Meme, quien tiene una participación vocal importante en la producción, para luego darle seguimiento a Zopilote.

Antes de que este tema fuera interpretado, Albarrán hizo toda una especie de ritual con el incienso encendido y contó la anécdota que lo inspiró a crear su nuevo personaje: El Zopilote.

El cantante desmonta parte de su altar, para sacar una prenda estilo poncho con mangas largas que al final termina en un guante que le cubre los dedos y simula el cuerpo de zopilote. Luego se coloca un chullo andino modificado, al que le hizo parecer la cabeza de esa “ave carroñera” y que le cubría parte del rostro, como una máscara.

“La humanidad, no sólo los mexicanos, está pasando por momentos difíciles”, dijo. “Somos nuestros propios zopilotes, aves carroñeras, dándonos paso a un nuevo estado, liberándonos de la carga”.

Completaron los temas del disco con Volcán y el cantante se despidió.

“Todo lo que pensaron, lo que sintieron estará en esta nueva aventura”, expresó “El Zopilote” y, como despedida, la banda tocó un viejo tema El baile y el salón.

Los asistentes se quedarán con esa imagen indeleble de haber participado en la grabación de esta mítica banda, pero también con un gráfico impreso en un broche: un circulo en donde hay un cero y un uno, a la vez, que es un tocadiscos.

“Hacemos referencia a eso: estamos saliendo de esa rutina, de ese círculo. Y estamos hablando del momento de cambio que atraviesa la industria discográfica”, explicó Albarrán en una entrevista a un medio argentino.

?>