Piedad Córdoba desata tormenta en Colombia

Denuncian que la exsenadora arengó a los indígenas contra el Ejército.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Piedad Córdoba desata tormenta en Colombia
Indígenas colombianos nasa arremeten contra soldados en la población de Toribío, Cauca.
Foto: AP

Bogotá/EFE – La exsenadora Piedad Córdoba volvió a colocarse en el centro de la polémica tras la difusión de un vídeo en el que aparece haciendo arengas a los indígenas del Cauca contra el Estado colombiano, lo que llevó a algunas autoridades a solicitar una investigación penal.

En el vídeo, que presumiblemente fue grabado a finales de junio, Córdoba invita a los nativos de ese convulso departamento a apoyar una campaña para revocar el mandato de los congresistas e, incluso, “tumbar” al presidente Juan Manuel Santos.

La exsenadora expresó su respaldo al pueblo aborigen de los nasa en su exigencia de que salgan de sus territorios todos los grupos armados, incluidas las fuerzas de seguridad del Estado y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Ese vídeo, editado y de menos de tres minutos, fue difundido por los medios locales y se grabó en la localidad de Miranda, días antes del estallido de una gran protesta que desembocó en el desalojo por parte de los nativos de los soldados que ocupaban una base militar en el Cauca.

Las imágenes se toparon con las críticas de altos cargos, entre ellos el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y el procurador general, Alejandro Ordóñez, para quienes la Fiscalía General debe abrir de inmediato una investigación contra Córdoba.

“Es indudable que allí hay una noticia criminal que es evidente”, sostuvo Ordóñez, precisamente quien retiró a Córdoba su escaño en el Senado y la inhabilitó para el ejercicio de cargos públicos por supuestos vínculos con las FARC. Ordóñez aseguró que la exsenadora pudo incurrir “en asonada, concierto para delinquir e instigación a la violencia”. Más cauto, el ministro de Defensa calificó de “graves” las expresiones de Córdoba ante los indígenas, pero admitió que la competencia para una posible investigación penal está en manos de la Fiscalía.