Baja la popularidad de Humala

Inexperiencia y promesas incumplidas en su primer año de gobierno, dicen críticos
Baja la popularidad de Humala
Fotografía de archivo donde el presidente peruano, Ollanta Humala (izquierda), visita a una mujer afectada por un sismo de 6.7 grados.
Foto: EFE

LIMA/AP – El gobierno del presidente Ollanta Humala cumple un año este sábado en medio de un bajón en su popularidad y sentimientos dispares: mientras que empresarios y clases pudientes han respirado con alivio, pues el mandatario mantuvo el modelo económico neoliberal de los últimos años, las clases populares se sienten traicionadas al no ver en marcha la transformación social que prometió y por la que masivamente votaron.

En la actualidad, sólo un 40% de los peruanos aprueba su gestión comparado con el 59% de hace cinco meses. Los mayores índices de descontento provienen de las clases más bajas, según una encuesta de la consultora Ipsos Apoyo, hecha a inicios de julio.

Para el grueso de los votantes, las contradicciones del mandatario quedaron al descubierto cuando estallaron las protestas campesinas en Cajamarca, al norte del país, tras la aprobación de un multimillonario proyecto minero que implica el secado de cuatro lagunas andinas, luego de que Humala hubiera prometido a los campesinos proteger el agua sobre la minería.

“El resentimiento que hay con relación el viraje de Ollanta Humala, creo que es proporcional a las expectativas que motivó durante la campaña”, dijo a The Associated Press el historiador, profesor universitario de la Pontificia Universidad Católica del Perú y columnista, Nelson Manrique. “La traición a sus promesas electorales creo que es el elemento importante para la pérdida del respaldo popular que tiene”.

En vez buscar un consenso con los campesinos, el presidente optó por la línea dura: hizo declaratorias de estado de emergencia que suspendió garantías fundamentales como el derecho de reunión y el libre tránsito. Los ánimos se crisparon aún más y devinieron en violentos disturbios que dejaron 5 muertos.

Analistas consultados dijeron que algunas salidas autoritarias, que han dejado 17 muertos en un año, desembocaron en un sentimiento de falta de autoridad y de desgobierno, que se ha convertido en una piedra en el zapato del mandatario.

Varios políticos de izquierda, que acompañaron al mandatario en su campaña, abandonaron la coalición de gobierno por la represión campesina y por no haber hecho cambios fundamental al modelo económico basado en la explotación de recursos mineros, que suman el 60% del total de las exportaciones del país, en privilegiar la inversión extranjera y en buscar nuevos mercados al suscribir al menos una decena de tratados de libre comercio.