Inician los Juegos Olímpicos Londres 2012 (fotos y video)

Frente a 62,000 espectadores, la reina Isabel II, el actor Daniel Craig y demás personajes del Reino Unido celebraron la inauguración de los Juegos.
Inician los Juegos Olímpicos Londres 2012 (fotos y video)
Los aros sobre el Estadio Olímpico de Londres.
Foto: AP / Ezra Shaw, Pool

Londres/AP.- James Bond, Paul McCartney y la reina Isabel II, entre otras figuras icónicas de Gran Bretaña, pusieron en marcha el viernes los Juegos Olímpicos de Londres.

Después de siete años de preparativos y el gasto de miles de millones de libras esterlinas, los Juegos se pusieron oficialmente en marcha con una ceremonia que honró los momentos claves de la historia británica, incluyendo sus orígenes campestres y la Revolución Industrial.

La ceremonia incluye una presentación musical de McCartney y una lectura de JK Rowling, la célebre autora de Harry Potter; además de una secuencia filmada en la que el actor Daniel Craig, en su papel de James Bond, visita a la reina Isabel II en el Palacio de Buckingham.

Bond escolta a la reina hasta un helicóptero decorado con la bandera del Reino Unido, conocida como “Union Jack”, que luego sobrevuela varios lugares famosos de la ciudad como el Puente de Londres hasta llegar “ahora en vivo” hasta el Estadio Olímpico donde se realiza la ceremonia.

Isabel II apareció luego entre el público acompañada por el presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge.

Londres/EFE.- La ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Londres fue el secreto mejor guardado de su responsable, el director de cine Danny Boyle, con la promesa de ser una celebración a lo grande de las tradiciones y la historia del Reino Unido.

Al término del ensayo general en el estadio olímpico de Stratford, con la asistencia de unas 10,000 personas, Boyle les pidió un “pacto de silencio” para que no contasen nada ni colgasen fotos en las redes sociales a fin de no aguar la fiesta con la que se inaugurarán los trigésimos Juegos de la era moderna.

“Me he quedado con la boca abierta”, “Increíble, no sabía por dónde mirar” o “!Espléndidamente británico!”, han sido algunos de comentarios de los asistentes al ensayo a la salida del estadio.

Los organizadores dieron a conocer algunos detalles de una representación que lleva el nombre de “islas maravillosas” y que recrea el paisaje de una campiña inglesa, con vacas, ovejas, gallinas, perros y patos, y en el que no falta la lluvia, en principio ficticia.

Todo sobre los Juegos

La ceremonia empezó a las 20.12 hora local, elegida por coincidir con el año de los Juegos de Londres, pero el esperado espectáculo de Boyle, de más de tres horas de duración, a partir de las 21.00 locales.

Con un presupuesto de unos $39 milones, menos de la mitad de lo que costó la de Pekín 2008, el director de películas como “Slumdog Millionaire” y “Trainspotting” promete entregar todo el color, el entretenimiento, la música y la magia que requiere la ocasión.

Frente a 62,000 espectadores, en el estadio del este de Londres hay miles de atletas, 10,000 voluntarios, 70 ovejas, 12 caballos, 10 gallinas, tres vacas, dos cabras y varios perros y gansos.

También pequeñas casas de campo, un campo de crícket (juego inglés de verano) y hasta maquinaria de pozos de carbón, con lo que se quiere destacar el pasado industrial del Reino Unido.

A todo ello se suma un desfile de cientos de enfermeras pues Boyle quiere rendir tributo a la creación de la Sanidad pública británica (NHS, siglas en inglés) tras la II Guerra Mundial.

Según los medios británicos, elexBeatle Paul McCartney añadirá la guinda de esta gran fiesta cantando “Hey Jude” y pidiendo a los 62,000 espectadores que le acompañen tarareando el “na na na, na na na” de la melodía del famoso cuarteto de Liverpool.

Para añadir un toque “muy británico”, los medios conjeturan con la posibilidad de que el actor que protagoniza a James Bond, Daniel Craig, aterrice por sorpresa en paracaídas en el centro del estadio.

También se sabe que una campana de 23 toneladas, en la que se ha grabado “No Temas. La isla está llena de sonidos” -una cita de “La Tempestad” de William Shakespeare-, marcará el inicio de la ceremonia.

Su fabricación ha estado a cargo de la fundición Whitechapel Bell Foundry, la misma que en 1858 creó la campana del Big Ben londinense, de 13.7 toneladas.

La ceremonia, muy diferente al espectacular acto que abrió los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, tiene una audiencia potencial de miles de millones de personas y esla manera de darle la bienvenida a 10,500 atletas de 39 disciplinas olímpicas, después de que la reina Isabel II pronuncie un discurso con el que dé por inaugurados los Juegos.

Como es habitual, uno de los secretos mejor guardados es el nombre de la persona que encenderá el pebetero, después de que la llama pasó por una infinidad de atletas y recorrió un largo camino desde su encendido en las ruinas de Olimpia, en Grecia.

Desde el pasado mayo, la antorcha viene recorriendo el Reino Unido y el espíritu olímpico ya inunda las calles y las tiendas de Londres, que adornan sus escaparates con banderas de todos los países y con el logotipo de Londres 2012.

El gran desafío para los organizadores es el transporte en una ciudad tan antigua como Londres y varias líneas de metro han sufrido retrasos en las últimas semanas por diversas averías.

Londres/EFE.- Un chaparrón de cinco minutos ha caído sobre el Estadio Olímpico de Londres a las 20.25 horas, 35 minutos antes del comienzo de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos.

El cielo ha estado plomizo durante toda la jornada sobre Londres, y en las horas previas a la apertura incluso se había oscurecido.

En el momento en que ha empezado a llover ya estaban sobre el escenario los primeros actores, caracterizados como campesinos, y un grupo de animales domésticos.

El servicio meteorológico británico alertaba de que había un 40% de riesgo de lluvia hasta las 18.00 gmt, pero aseguraba que las condiciones irán mejorando con el paso de las horas.

Las gradas, prácticamente llenas de público, se han llenado de paraguas, pero apenas cinco minutos después ha dejado de llover.

Londres/AP.- Gran Bretaña inauguró los Juegos Olímpicos con una entrada real como jamás ha habido.

Londres recibió al mundo del deporte celebrando lo viejo y lo nuevo en una ceremonia dramática e imaginativa, que incluyó la llegada de la reina Isabel II –o, mejor dicho de una doble–, al Estadio Olímpico en paracaidas acompañada por James Bond.

Poco después, la monarca de 86 años observó un coro de niños que cantaba “Dios salve a la reina”, mientras soldados de la Armada Real, el Ejército y la Fuerza Aérea Real izaban la “Union Jack”, como se le dice a la bandera británica.

Durante el desfile de las delegaciones, Usain Bolt, el abanderado de Jamaica, recibió una de las ovaciones más cálidas de la velada saludando a una figura extranjera.

Buena parte de la ceremonia inaugural fue un recorrido por la historia de la música británica, desde el himno del club de fútbol West ham hasta el tema “My Generation” de The Who y “Bohemian Rapsody” de Queen.

Después de siete años de preparativos y el gasto de miles de millones de libras esterlinas, los Juegos se pusieron oficialmente en marcha con un recordatorio de los los momentos claves de la historia británica, incluyendo sus orígenes campestres y la Revolución Industrial.

La ceremonia incluye una presentación musical de Paul McCartney y a JK Rowling, la célebre autora de Harry Potter, leyendo un pasaje de Peter Pan.

Además, hubo una secuencia filmada en la que el actor Daniel Craig, en su papel de James Bond, visitó a Isabel II en el Palacio de Buckingham y la escoltó hasta un helicóptero decorado con la “Union Jack”, que luego sobrevoló lugares famosos de la ciudad como el Puente de Londres hasta llegar “ahora en vivo” al Estadio Olímpico.

Isabel II apareció luego entre el público acompañada por el presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge.

La gala dirigida por el cineasta Danny Boyle, a un costo de 42 millones de dólares y 15.000 voluntarios, debe alcanzar una audiencia televisiva global de 1.000 millones de dólares.

Su desafío fue enorme: ser tan inolvidable como el extraordinario despliegue hace cuatro años en Beijing, el más caro en la historia.

Boyle apeló a Shakespeare, la cultura pop, literatura y música para comunicar la esencia británica al resto del mundo. Y se divirtió encandilando al público con escenas de películas famosas entremezcladas con los actos en vivo.

Esta era la última oportunidad que Rogge iba a tener como presidente del COI para observar el izamiento de la bandera con los anillos en una ceremonia de apertura, ya que renunciará en 2013 tras completar dos mandatos.

Aparte de los miles de atletas y artistas, unos 60.000 espectadores atestaron el Estadio Olímpico, en la zona este de Londres.

En la apertura de la ceremonia, el ciclista Bradley Wiggins, ganador del reciente Tour de Francia y luciendo la casaca amarilla que conquistó en esa prueba, hizo sonar la campana olímpica en la misma fundición que produjo el Big Ben.

Londres/EFE.- La bandera olímpica entró hoy en el Estadio Olímpico de Londres, durante la ceremonia inaugural, portada por nueve personalidades que representan “nuestra aspiración de ser mejores”, entre ellas el exboxeador Mohamed Ali, de 70 años.

El director argentino Daniel Barenboim, fundador de la israelí-palestina West-Eastern Divan Orquesta; la premio Nobel de la Paz liberiana Leymah Gbowee; el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon; la exministra brasileña y gran defensora de la Amazonía Marina Silva; y las defensoras de los derechos civiles británicas Sally Becker -‘el ángel de Móstar’-, Doreen Lawrence y Shami Chakrabati estuvieron entre los elegidos para llevar la bandera.

Les acompañaron dos deportistas históricos- el etíope Haile Gebrselassie, embajador del programa de solidaridad de Londres 2012, y Mohamed Ali, que, debido a su delicado estado de salud, solo pudo portar la bandera de los cinco aros durante unos instantes. EFE

Londres/Notimex.- Como es habitual, el país sede fue el encargado de cerrar el desfile de las naciones que participarán en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, y el contingente de Gran Bretaña fue recibido con gran alegría en el estadio Olímpico.

Gran Bretaña aspira a conquistar 30 medallas de oro, es el país anfitrión, con el mayor número de deportistas y tiene el objetivo de lograr una destacada participación en la trigésima edición de los Juegos Olímpicos.

Las 205 naciones que buscarán la gloria en las diversas disciplinas de esta justa veraniega recorrieron la pista del estadio Olímpico en medio de ovaciones.

Destaca que todos los países incluyeron la presencia de la mujer, como Qatar y Arabia Saudita, naciones que antes no le daban oportunidad a las féminas. El país asiático Brunei debutará en este tipo de certámenes.

China es el país que defenderá el medallero luego que en Beijing 2008 sumó 100 preseas en total (51 oros). Al igual que hace cuatro años, el gigante asiático apostó por otro basquetbolista para ser el abanderado, tras Yao Ming, y ahora tocó el turno a Yi Jianlian.

Estados Unidos tuvo una amplia delegación y de igual forma será de las naciones que lucharán por dominar en el magno evento.

Figuras como el velocista jamaiquino Usain Bolt, el basquetbolista español Paul Gasol, la tenista rusa Maria Sharapova y el serbio Novak Djokovic fueron algunos de los orgullosos abanderados.

Caster Semenya llevó la bandera de Sudáfrica, misma delegación que dejó ver al corredor Oscar Pistorius, primer atleta amputado de ambas piernas en estar en unos Juegos Olímpicos.

Londres/EFE.- La necesidad de acortar los tiempos al máximo hizo que el desfile de las 205 delegaciones participantes en la Ceremonia de Apertura de los Juegos Olímpicos de Londres se hiciera, prácticamente, a la carrera.

Con siete minutos de retraso sobre el horario previsto, a las 22.21 horas de Londres la delegación de Grecia abrió el desfile de los atletas, en un ambiente más frío que en otras ocasiones.

Samoa Americana y Angola fueron los primeros que se salieron de la elegancia del traje para lucir sus traje regionales, mientras que Argentina desfiló en chándal con su abanderada Luciana Aymar (hockey) al frente. No faltó el que ya es todo un clásico, el desfile de la delegación de Bermudas en bermudas, ni el colorismo de Brasil con Rodrigo Pessoa (hípica) al frente.

Los atletas de Burundi no pasaron desapercibidos con sus trajes de película de Tarzán. En todo momento los regidores de la ceremonia no hicieron sino apremiar a atletas, técnicos y directivos para que avivaran el paso. Algún directivo acusó la vuelta olímpica a ese ritmo.

Las Islas Cook también brillaron con sus guirnaldas de flores al cuello, mientras que Costa de Marfil se decantó por sus coloridos ropajes tradicionales. Una de las grandes sorpresas del desfile lo protagonizó la República Checa ya que sus deportistas salieron con bermudas y unas botas de agua azules.

En el puesto 86 y bajo bandera olímpica desfiló Brooklyn Kerlin, mientras que Usain Bolt, abanderado de Jamaica, fue de los más marchosos portando su enseña. Malasia y Mauritania tampoco defraudaron con sus atuendos tradicionales. El colorido de México, algún sombrero charro incluido, llamó la atención. Y también la guapa Baliya Mansour Al Hamad, abanderada de Qatar, la primera mujer de este país que participa en los Juegos. Pau Gasol abanderó al equipo español desde sus 2,17 metros de altura.

La delegación española salió en el puesto 172, una vez que se recuperó el orden tradicional ya que en los pasados Juegos, en Pekín, se desfiló según el alfabeto mandarín, lo que alteró el orden habitual. El equipo español recurrió al ya tradicional sombrero, lo que de alguna manera arregló y disipó algunas dudas respecto a la elegancia del traje.

El waterpolista Iván Pérez no tuvo ningún problema en ponerse una peluca rosa. La rapidez del ritmo de desfile y el poco calor que se ofreció desde las gradas, repletas con 62,000 espectadores, hizo que el siempre tedioso paseo de los atletas pareciese más largo de lo habitual, cuando fue todo lo contrario.

Sólo al final, con Estados Unidos, en el puesto 195, con trajes de diseño retro y boina y, claro, con los deportistas de Gran Bretaña, puesto 205 y último, las gradas animaron algo. Los británicos desfilaron de blanco y oro entre una lluvia de papelillos y con la megafonía a tope.

Londres/EFE.- El equipo olímpico británico, encabezado por el ciclista Chris Hoy, cerró el desfile de los atletas en la ceremonia de inauguración de los Juegos de Londres 2012, entre el entusiasmo del público y bajo una nube de confeti blanco.

Animados por el sonido atronador del tema “Heroes”, de David Bowie, gran parte de los 541 integrantes del equipo local en Londres 2012 dieron la vuelta a la pista del Estadio Olímpico de Stratford entre los aplausos de los 62,000 espectadores que abarrotaban el recinto.

Entre los deportistas británicos se encontraba asimismo el reciente ganador del tour de Francia, Bradley Wiggins, el primer ciclista británico que triunfa en la ronda gala, y que fue el encargado de abrir la ceremonia haciendo sonar la campana de 27 toneladas que preside el Estadio Olímpico.

El Reino Unido fue el último de los 205 países que saltó a la pista en una ceremonia de inauguración diseñada por el cineasta británico David Boyle.

Antes, la nutrida delegación de los Estados Unidos, encabezada por la vallista Mariet Zagunis, el combinado Jamaicano, con el plusmarquista Usain Bolt a la cabeza, y la española, liderada por el jugador de baloncesto Pau Gasol, habían dado la vuelta de honor al estadio. EFE

Londres/AP.- Gran Bretaña inauguró los Juegos Olímpicos con una entrada real como jamás ha habido.

Londres recibió al mundo del deporte celebrando lo viejo y lo nuevo en una ceremonia dramática e imaginativa, que incluyó la llegada de la reina Isabel II, mejor dicho de una doble, al Estadio Olímpico en paracaídas acompañada por James Bond.

El encendido del pebetero, uno de los secretos mejor guardados de los Juegos, estuvo a cargo de siete jóvenes atletas británicos, que recibieron el fuego olímpico de manos del ex campeón olímpico de remo Steve Redgrave para luego encender pétalos de cobre que habíán portado las delegaciones durante su desfile.

Una vez encendidos, los 205 pétalos ascendieron hasta formar una anotorcha gigante, que arderá en el Estadio Olímpico durante los 16 días de los Juegos.

La fiesta cerró con una emotiva interpretación de Paul McCartney de la famosa canción “Hey Jude” de los Beatles, que fue coreada por las 60,000 personas en el estadio.

Durante el desfile de las delegaciones, Usain Bolt, el abanderado de Jamaica, recibió una tremenda ovación, al igual que el equipo de Estados Unidos, que fue vitoreado por el público y la primera dama Michelle Obama. Por supuesto, nada en comparación con la delegación anfitriona que clausuró el desfile.

“Londres 2012 inspirará a toda una generación”, proclamó después del desfile el líder del comité organizador, Sebastian Coe. “Las próximas dos semanas demostrarán todo lo que ha convertido a Londres en una de las grandes ciudades del mundo”.

“Esta es la única ciudad que ha albergado los Juegos tres veces, y cada vez que lo ha hecho el mundo ha enfrentado momentos de conmoción y problemas, y cada vez han sido un éxito”, agregó. “Algún día le diremos a nuestros hijos y nietos, que cuando llegó nuestro momento, lo hicimos bien”.

Buena parte de la ceremonia inaugural fue un recorrido por la historia de la música británica, desde el himno del club de fútbol West Ham hasta el tema “My Generation” de The Who y “Bohemian Rapsody” de Queen.

Después de siete años de preparativos y el gasto de miles de millones de libras esterlinas, los Juegos se pusieron oficialmente en marcha con un recordatorio de los momentos claves de la historia británica, incluyendo sus orígenes campestres y la Revolución Industrial.

La ceremonia incluyó una presentación de JK Rowling, la célebre autora de Harry Potter, leyendo un pasaje de Peter Pan.

Además, hubo una secuencia filmada en la que el actor Daniel Craig, en su papel de James Bond, visitó a Isabel II en el Palacio de Buckingham y la escoltó hasta un helicóptero decorado con la “Union Jack”, como se conoce a la bandera del Reino Unido, que luego sobrevoló lugares famosos de la ciudad como el Puente de Londres hasta llegar “ahora en vivo” al Estadio Olímpico.

Después de salto en paracaídas del doble, Isabel II apareció luego entre el público acompañada por el presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge.

La gala dirigida por el cineasta Danny Boyle, a un costo de 42 millones de dólares y 15.000 voluntarios, debe alcanzar una audiencia televisiva global de 1.000 millones de dólares.

Su desafío fue enorme: ser tan inolvidable como el extraordinario despliegue hace cuatro años en Beijing, el más caro en la historia.

Boyle apeló a Shakespeare, la cultura pop, literatura y música para comunicar la esencia británica al resto del mundo. Y se divirtió encandilando al público con escenas de películas famosas entremezcladas con los actos en vivo.

En la apertura de la ceremonia, el ciclista Bradley Wiggins, ganador del reciente Tour de Francia y luciendo la casaca amarilla que conquistó en esa prueba, hizo sonar la campana olímpica en la misma fundición que produjo el Big Ben.

El espectáculo apeló al peculiar humor británico con participación de cómicos como Rowan Atkinson, quien encarna al célebre personaje de Mr. Bean.

Como no podía ser de otra manera, la música dominó en todo momento la escena y también brilló con luz propia la dinámica escenografía ideada por el imaginativo Boyle, quien retrató con destreza y poesía tanto el tono gris de la Revolución Industrial, como la colorida década de los años 80 o el amplio estampado musical británico de los 90.

Iniciado el tradicional desfile, la primera gran ovación de la noche fue para la delegación argentina, efusiva también en su respuesta al público, con la mayoría de integrantes portando dispositivos móviles para inmortalizar la ocasión. Integrantes veteranos del básquetbol como Manu Ginóbili o Luis Scola, de exitoso palmarés olímpico, se mostraron algo más comedidos que sus jóvenes compañeros.

Brasil siguió, mientras las banderas eran plantadas, una a una, en la verde loma al fondo del estadio, las delegaciones se ubicaban sobre el escenario y los flashes de las cámaras fotográficas brillaban en un graderío iluminado en azul eléctrico, también con punteos blancos.

La música de baile sonó por los altavoces, en especial la atronadora voz de la artista local Adele, mientras el público bailaba, ondeaba sus banderas y alentaba a favoritos como Bolt, quien esta vez reservó los bailes para una mejor ocasión.

Rogge recordó en su mensaje que los Juegos de Londres son los primeros en la historia en que todas las delegaciones incluyen atletas mujeres.

“Ese es un gran impulso a la igualdad de género”, señaló Rogge. “En un sentido, los Juegos Olímpicos vuelven a su hogar”.

Y dirigiéndose a los atletas, agregó: “Rechacen el dopaje, respeten a sus oponentes, recuerden que son ejemplos. Si lo hacen, inspirarán a toda una generación”.

Acto seguido, Isabel II inauguró oficialmente los Juegos.

Londres/EFE.- Siete jóvenes deportistas cumplieron el lema del Comité Organizador (LOCOG), ‘Inspira una generación’, y encendieron la llama del estadio Olímpico de Londres 2012 en una acción espectacular generada por 205 piezas transportadas por todas las delegaciones participantes, un pebetero universal.

El encendido de la llama fue el colofón de la Ceremonia de Inauguración celebrada esta noche, la resolución a uno de los grandes secretos de la fiesta diseñada por el cineasta británico Daniel Boyle para abrir los terceros Juegos que vive Londres en su historia después de los de 1908 y 1948.

Para poner fin a la Ceremonia, la llama llegó al Parque Olímpico en una embarcación patroneada por el futbolista David Beckham, quien se la entregó en un pequeño embarcadero al exremero Steve Redgrave, una de las grandes leyendas del deporte británico, quíntuple campeón olímpico, que fue el encargado de introducirla en el estadio.

Redgrave cedió la antorcha a los siete jóvenes elegidos por campeones olímpicos británicos, quienes dieron una vuelta a la pista y ‘recibieron el permiso y el honor’ definitivos de grandes glorias locales- Lynn Davies (atletismo), Duncan Goodhew (natación), Kelly Holmes (atletismo), Mary Peters (pentatlón), Shirley Robertson (vela), Daley Thompson (decatlon) y el propio Redgrave. Los jóvenes a continuación prendieron unos artefactos creados con las piezas trasportadas por niños que acompañaron a las delegaciones, que se elevaron en el centro del estadio y quedaron unidas en un solo fuego.

La llama olímpica aterrizó el 18 de mayo en la base aérea de Culdrose, en Cornalles (suroeste de Inglaterra), a bordo del avión “Luciérnaga” de British Airways, justo un día después de que, en una modesta ceremonia en Atenas, el fuego sagrado de Olimpia fuera entregado a los organizadores de los Juegos Olímpicos.

Antes había tenido una semana de recorrido por Grecia desde la antorcha fuese prendida en las ruinas de la antigua Olimpia, patria de los JJOO de la Antigüedad. Aquel día subió hasta la Acrópolis y volvió a bajar para que los últimos portadores, el campeón olímpico de halterofilia Pyrros Dimas (Grecia) y el gimnasta chino Li Ning, quien encendió el pebetero en los Juegos de Pekín de 2008, la llevaran hasta el Estadio Panatinaiko.

En ese estadio, que albergó los primeros JJOO de la era moderna en 1896 y que es popularmente conocido por los atenienses como ‘Kallimármaro’ (De bellos mármoles), la llama fue entregada a la princesa Ana del Reino Unido, en representación de los organizadores de los Juegos de Londres.

La antorcha, que ha pasado por las manos de 8,000 relevistas, llegó al estadio tras recorrer 13,000 kilómetros a lo largo de Inglaterra, Escocia, Irlanda del Norte y Gales, además de un breve paso por la República de Irlanda. EFE