Vigente el legado del ‘Dream Team’

LONDRES – A pesar del favoritismo que la rodea, las estrellas de la selección olímpica de basquetbol de Estados Unidos saben que hay un partido que nunca podrán ganar.

Un partido imposible.

Desde el anuncio de los seleccionados, tanto prensa como afición jugaron a comparar la actual selección con el mítico Dream Team original de los Juegos de 1992 en Barcelona. Fue la primera ocasión en que profesionales de la NBA participaron de una cita olímpica y, con nombres como Michael Jordan, Magic Johnson y Larry Bird, el equipo se llevó la medalla de oro de forma abrumadora y entró en la leyenda.

Seleccionados estadounidenses posteriores no lograron repetir sus logros con el mismo lustro, pero el actual grupo, con estrellas en la plenitud de su carrera como LeBron James, Carmelo Anthony y Kevin Durant, despierta expectativas entre los seguidores.

Los jugadores alimentan las comparaciones por su talento, pero no con sus palabras.

“No hay manera de saber qué pasaría si nos enfrentáramos al Dream Team original”, dijo ayer Anthony ante una multitud de reporteros agolpados en la principal sala de prensa de las instalaciones olímpicas. “Por mucho que queramos, no lo sabremos nunca y, por lo tanto, es un tema que no nos preocupa. Nosotros lucharemos como siempre por la medalla de oro y ya es tarea suficiente, porque hay equipos muy duros como España o Argentina. No nos podemos distraer”.

Durant, que recién cayó derrotado en la final de la NBA ante el Heat de James, reconoció que “la presión es parte de esto, pero esa es una batalla perdida para nosotros: el otro día ganamos a Argentina en un amistoso y la gente sigue diciendo que la generación del ’92 era mejor… No hay nada que hacer”.

Las comparaciones se intensificaron en el último año con el estreno de un documental del Dream Team en su 20mo aniversario. La estrella del Thunder de Oklahoma City, que en 1992 tenía tres años, admitió haber visto la cinta. “Respetamos mucho a esos jugadores y lo que hicieron porque nos allanaron el camino y cambiaron el juego”.