Acusan a pandilleros por homicidio

Acusan a pandilleros por homicidio
Estervina Padilla

Nueva York – Las autoridades confirmaron ayer que la riña callejera que dejó un hispano muerto y otro gravemente herido, estuvo relacionada con problemas de pandillas.

Jesús Astimbay, de 27 años, Juan Guanaquesa, de 26 y John Espinoza, de 17, fueron arrestados y acusados por la muerte de José Vera Muñoz, el domingo 29 alrededor de las 4:30 a.m., frente al 104-21 de la avenida Roosevelt, en Corona.

Astimbay, quien presuntamente hirió de muerte a Vera Muñoz, de 20, enfrenta un cargo de homicidio en primer grado, asalto en pandilla en primer grado, agresión y posesión ilícita de un arma en cuarto grado, según la fiscalía de Queens.

Los otros dos agresores: Guanaquesa y Espinoza, fueron acusados de asalto en pandilla en primer grado, agresión y posesión ilícita de un arma en cuarto grado.

Según el informe de la Policía, las víctimas salieron de una fiesta y cuando caminaban por la acera fueron alcanzados por los tres individuos, quienes les preguntaron si pertenecían a alguna pandilla, intercambiaron insultos y se dio inicio a la pelea.

Vera, más conocido como ‘Pájaro’, murió poco después en el hospital Elmhurst. Otros dos hombres sobrevivieron el ataque.

Salvador Hernández, también conocido como “Diablo”, de 23, también fue apuñalado y continúa en condición crítica en el hospital.

Una tercera víctima, quien no fue ingresada al centro médico ni identificada por las autoridades, pertenece a la pandilla Sureño, según la Policía.

No se confirmó si Vera Muñoz o Hernández pertenecían a algún grupo.

Los sujetos implicados, todos ecuatorianos, no tienen historial criminal y son miembros de una pandilla llamada “Sombra negra”, según informó la Policía.

Atemorizados por el aumento de crímenes en el área de Corona, residentes del área coinciden en que una de las soluciones para que mejore la seguridad es que haya más presencia policial en las calles del vecindario.

“Lo que hace falta es más policías en el área. Se ven muy poco en las noches”, dijo Dioni Peña, un dominicano que vive en Corona hace 20 años.

Al igual que Peña, la mexicana Celestina Pérez, quien vive en el área hace 12 años, indicó que la solución sería la presencia de más agentes de la Policía. “Pero que estén capacitados, porque uno ya no confía en ellos tampoco”, manifestó.

Guadalupe Ramírez, ha sufrido en carne propia los resultados de la inseguridad.

“Una vez a mi hijo lo atracaron, le robaron y le partieron un brazo”, indicó la mujer que vive en el área hace seis años.

Y aunque no a todos los residentes les ha tocado de cerca la violencia de las calles, están de acuerdo con que haya más presencia policial porque tienen conocimiento de las pandillas.

“Que las hay las hay. Siempre se ven en los eventos que se realizan en el barrio”, dijo Fernando Flores, un mexicano que reside en el área hace más de 20 años.

También Albino Pérez, tiene conocimiento de las pandillas en el vecindario, pero dijo no haber tenido ningún problema en los 10 años que vive en Corona.

La dominicana Estervina Padilla, quien vive en Corona desde 1976, prefiere no salir de su casa en las noches y en el día sólo cuando es necesario.

“Ni me he enterado de la pelea, y en alguna ocasión me enteré de una pandilla, pero creo que la exterminaron en ese entonces. Yo me siento segura cuando salgo porque siempre estoy con Dios”, agregó.

Uno de los programas que tiene funcionando el Departamento de Policía (NYPD) es el de “Operación Impacto”, que se encarga de enviar más agentes de a vigilar las calles de zonas con alto índice de crimen.