Seleccionan jurado en juicio Apple-Samsung

Seleccionan  jurado en juicio Apple-Samsung
Un abogado sostiene una iPad y una tableta Samsung Galaxy durante una vista en una corte regional en Alemania el 25 de agosto de 2011.
Foto: ap

Los Ángeles – La selección de los diez miembros del jurado protagonizó ayer la primera jornada del juicio que enfrenta a Apple y Samsung en un tribunal federal californiano por una disputa de patentes que podría condicionar el futuro del boyante mercado de las tabletas y los teléfonos inteligentes.

La batalla legal entre estos dos gigantes se remonta un año en el tiempo cuando Apple denunció a Samsung en un tribunal de San José, en pleno Silicon Valley, por considerar que su competidor surcoreano había plagiado el diseño y el funcionamiento del iPhone y el iPad en sus productos.

Samsung respondió el envite, gestado cuando Steve Jobs aún estaba al frente de Apple, con otra denuncia por plagio de sistemas de comunicación entre dispositivos y aplicaciones multimedia contra la compañía de la manzana mordida a la que acusó también de imitar a Sony.

Apple exige que Samsung le indemnice con $2,500 millones por lo que considera un acto de piratería industrial, mientras que los ejecutivos de la compañía asiática confían en poder poner coto de una vez por todas a las reclamaciones de su rival.

Apple es una de las principales empresas de Silicon Valley donde genera muchos puestos de trabajo directos e indirectos, lo que algunos analistas apuntaron como un factor que podría condicionar al jurado, si bien la juez siempre tiene la última palabra sobre el veredicto.

Está previsto que una vez designados los miembros del jurado los abogados de ambas partes hagan sus alegatos iniciales en la jornada del martes. Según publicó el diario local Mercury News, el juicio quedará visto para sentencia entre el 17 y el 20 de agosto.

La decidida campaña judicial emprendida por Apple contra diferentes empresas tecnológicas por infringir el uso de sus patentes fue una apuesta de Steve Jobs quien se pronunció en varias ocasiones con dureza contra sus rivales y prometió en su biografía que declararía una guerra “termonuclear” contra el sistema operativo Android de Google. Jobs consideraba que Google, también empresa californiana, había copiado la tecnología de Apple para hacer su software para teléfonos y tabletas, también basado en un entorno de aplicaciones y pantallas táctiles y que ofrece gratuitamente a fabricantes de teléfonos.