Medio siglo de la muerte de Marilyn

Medio siglo de la muerte de Marilyn
Hoy se cumplen 50 años de que murió Marilyn Monroe.
Foto: EFE

Los Ángeles/EFE – Marilyn Monroe falleció en Los Ángeles el 5 de agosto de 1962. Cuando la encontraron estaba tumbada en su cama y había sufrido un paro cardíaco por sobredosis de medicamentos, pero, más allá de la causa clínica de su muerte, los expertos aún debaten sobre los porqués de su trágico final.

Los forenses apostaron oficialmente por la tesis de un “probable suicidio”, pero, dada la notoriedad de la actriz de 36 años y sus vínculos con el poder, su desaparición se convirtió en un terreno abonado para el florecimiento de teorías conspirativas que alimentaron el enigma.

“Creo que ésta es una de las cosas que ayudan a mantener la leyenda de Marilyn viva, no saber cómo murió, por qué murió, y es algo muy intrigante”, comentó Scott Fortner, un reconocido experto en la figura de Marilyn Monroe.

“Se dice que fue una sobredosis, un suicidio, un asesinato… una de las teorías más populares es que la familia Kennedy tuvo algo que ver. He oído hasta que los extraterrestres la mataron, es un poco ridículo algunas veces. Desafortunadamente pienso que nunca sabremos lo que pasó”, dijo Fortner.

Para este estudioso de la historia de Monroe, poseedor además de una de las mayores colecciones del mundo de objetos que pertenecieron a la diva de Hollywood, la tesis más creíble es que Marilyn tomó demasiados barbitúricos sin darse cuenta.

“Creo que fue una sobredosis accidental. No creo que fuera un suicidio o un asesinato. Ella acababa de renegociar su contrato con el estudio Fox, estaba preparada para volver al trabajo en la película ‘Something’s Got to Give’. No creo que ella fuera una persona suicida”, manifestó Fortner.

A esa misma conclusión llegó en su libro “CSI- Marilyn (Caso Abierto)” el psiquiatra forense español José Cabrera, experto en toxicología y especialista en Medicina Legal y Criminología.

En una entrevista con motivo de la publicación, este año, de su obra, Cabrera indicó que Marilyn “no tenía comportamientos suicidas” los días antes de morir.

Cabrera analizó centenares de documentos desclasificados por el FBI sobre el asunto y grabaciones de conversaciones entre la actriz y su psiquiatra, y está convencido de que Marilyn era una “superviviente” con proyectos de futuro que, simplemente, “no podía dormir”.

El forense, apuntó que la desaparición de la artista resultó muy conveniente para algunas personas.