Colombia se luce en salto, Bolt imbatible

Colombia se luce en salto, Bolt imbatible
La colombiana Caterine Ibargüen sostiene la medalla de plata conseguida ayer en la prueba del triple salto en Londres.
Foto: ap

Londres/servicios noticiosos – El jamaicano Usain Bolt disipó todas las dudas sobre su estado de forma para revalidar con majestuosa autoridad el título olímpico de los 100 metros con un tiempo de 9.63, que supone récord olímpico y la segunda mejor marca de la historia a solo cinco centésimas de su propia plusmarca.

El ‘relámpago’ caribeño había perdido algunas carreras desde su impresionante demostración hace cuatro años en Pekín, pero fue de nuevo el portento de la naturaleza que dejó atrás a su compatriota Yohan Blake, campeón del mundo (9.75), y al estadounidense Justin Gatlin (9.79).

Desde Carl Lewis, campeón en Los Ángeles’84 y en Seúl’88 (por descalificación de Ben Johnson), nadie había repetido título en la prueba reina de la velocidad.

El ‘show’ Bolt, que antes de la carrera no dejó de hacer gestos y guiños a la cámara en una actitud muy distendida para la intensidad de la prueba, continuará con el 200 y el relevo 4×100.

Tiki Gelana es la nueva reina del maratón femenino y devuelve el oro a Etiopía dieciséis años después del triunfo de Fatuma Roba en Atlanta.

Bajo una intensa lluvia y en un recorrido urbano junto al palacio de Buckingham, Gelana se lanzó a por todas en el último kilómetro para superar, con una marca de 2h23-07, a la keniana Priscah Jeptoo y a la rusa Tatyana Arkhipova.

La elasticidad de Caterine Ibargüen. El tesón de Juan Martín Del Potro. La determinación de Laura Sánchez.

Desde la fosa de arena del Estadio Olímpico, el césped de Wimbledon y el trampolín de la piscina del Centro Acuático, los tres se subieron ayer al podio en los Juegos de Londres.

Batiéndose contra rivales europeas, Ibargüen ganó una medalla de plata en el salto triple, la segunda presea de Colombia en el atletismo en la historia de los juegos.

Sin complejos, Del Potro se encargó de meter a Argentina en el cuadro general con un bronce de enorme mérito al vencer al serbio Novak Djokovic, el número dos del mundo, por 7-5, 6-4. El tímido tenista de 1,98 metros no bajó los brazos tras sufrir una desgarradora derrota en las semifinales, con un interminable tercer set que se decantó 19-17 a favor de Roger Federer.

A la sombra de otras colegas, Sánchez remontó desde el sexto lugar y acabó tercera en el trampolín de tres metros para darle a México una tercera medalla en los clavados de estos juegos.

Aunque no fueron de oro, las preseas ganadas por los tres supieron a gloria.

“Esta medalla tiene sabor a oro”, declaró Ibargüen, quien saltó 14,80 metros para asegurar su plata.

La kazaja Olga Rypakova, con 14,98 metros, se quedó con el oro y la ucraniana Olha Saladuha, obtuvo con el bronce con 14,79.

Del Potro, quien confesó que le costó dormir tras caer ante Federer el viernes, se mostró eufórico con su bronce, poniéndolo a la par del título del Abierto de Estados Unidos 2009, en cuya final venció al suizo que es considerado como el mejor tenista de todos los tiempos.

“Esta medalla es un premio a mi esfuerzo, al nunca bajar los brazos y no dejar de soñar en que se podía lograr una medalla olímpica”, dijo Sánchez, que en tiempos recientos se vio relegada a un segundo plano por Paola Espinosa.

La medalla de Sánchez fue la tercera para México en los clavados de Londres, donde antes ya ganaron plata las parejas de hombres (Germán Sánchez e Iván García) y mujeres (Espinosa y Alejandra Orozco) en plataforma de 10 metros.

Los podios de Ibargüen y Sánchez también sirvieron para aumentar las cosechas particulares de Colombia y México.

Con tres de plata y un bronce, Colombia ya igualó su mejor cosecha que se remontaba a Munich 1972. México acumula tres de plata y dos bronce, superando los totales de las dos ediciones previas y a uno de igualar la cuenta de seis en Sydney 2000.

Brasil sumó un bronce con sus navegantes Robert Scheidt y Bruno Prada en la regata de la categoría Finn.

Aunque es el país del continente con la mayor cantidad de podios en Londres, con siete, los resultados de Brasil se están quedando por debajo de sus expectativas. Cumplida la mitad de los juegos, el próximo anfitrión olímpico lleva siete preseas, una de oro, una de plata y cinco de bronce. Esto está bastante lejos de su meta de entre 15 y 20 medallas.