Video: Chavela Vargas; se callaron los mariachis

Nadie como Chavela Vargas. Ni para hablar en el tono que lo hacía, ni para interpretar tan desgarradamente los versos de las canciones de José Alfredo Jiménez.

Video: Chavela Vargas; se callaron  los mariachis
Chavela murió en un hospital de Cuernavaca de un paro respiratorio.
Foto: ap

Los Angeles – Tenía un estilo descomunal. Ella demostró que no había que nacer en México para cantar rancheras, para amar a ese país y para sentirse muy mexicana.

Chavela Vargas murió ayer a los 93 años en un hospital de México a causa de un paro respiratorio, informó su representante, María Cortina.

Amiga y biógrafa de la artista, Cortina dijo que Vargas falleció en un hospital de la ciudad de Cuernavaca, al sur de la capital, donde había estado internada una semana con problemas respiratorios y cardíacos.

Isabel Vargas Lizano, nombre de nacimiento, nació en San Joaquín de Las Flores, Costa Rica, el 17 de abril de 1919. Pero siempre se consideró mexicana. A los 17 años huyó de su país, al que no volvió sino varias décadas después, y llegó a México, a las calles del Distrito Federal, donde comenzó a cantar.

No fue hasta los 30 años que se hizo cantante profesional. La vida de la “Dama del poncho rojo”, como la describió su amigo Joaquín Sabina en la canción de “El boulevard de los sueños rotos”, no fue nada fácil. Se podría decir que fue más bien trágica, siempre acuestas con el dolor y la soledad. “Me costó mucho salir adelante. Muchas lágrimas de sangre”, dijo más de una vez.

Chavela rompió paradigmas. Vestía como hombre, siempre con lentes negros, fumaba tabaco, bebía tequila, llevaba pistola y tenía temperamento. Hablaba fuerte, no tenía empacho para maldecir, ni se callaba nada.

Conoció y disfrutó a grandes personalidades. Fue amiga de Diego Rivera, Frida Kahlo, Pedro Infante, José Alfredo Jiménez, y tuvo fuertes enfrentamientos con otros tantos.

En 1961 salió su primer disco y de ahí se sumaron más de 80. En un homenaje que en 2001 se le hizo a la intérprete de “La llorona”, en Madrid, el escritor Carlos Monsiváis contó que Chavela Vargas sorprendió por su actitud desafiante.

“No sólo fue su apariencia la que se saltaba las reglas establecidas, sino que musicalmente prescindió del mariachi, con el que eliminó de las rancheras su carácter de fiesta y mostró al desnudo su profunda desolación”, describió el escritor.

No sólo cantaba, sino que comenzó a aparecer en películas. Pedro Almodóvar fue uno de sus primeros difusores y entre ellos hubo una relación de amistad entrañable.Luego vino su participación en el filme “Frida”, en donde interpreta de manera magistral “La llorona” y “Paloma negra”. También apareció en “Babel”, cantando “Tú me acostumbraste”.

Después salió a la venta el disco “Colección de oro” (1999) y en 2000 se lanzaron tres diferentes placas más. Fue en ese año también cuando en una entrevista para la televisión colombiana expresó abiertamente que era lesbiana.

En 2004, a los 85 años, presentó el disco “En Carnegie Hall”. En diciembre de 2009, en coautoría con la periodista María Cortina, presentó el libro “Las verdades de Chavela”, en donde se narran los acontecimientos más trascendentes de la vida de la intérprete.

En abril de 2010, presentó su más reciente material discográfico “Por mi culpa”, en donde incluyó duetos con varios de sus amigos como Joaquín Sabina, Eugenia León, Lila Downs y La Negra Chagra, entre otros. Y en octubre de ese mismo año, se presentó en concierto en la Feria Internacional del Libro de la Ciudad de México.

En abril pasado, lazó su disco-libro “Luna negra”, donde revivió a modo de homenaje, relevantes poemas del escritor español Federico García Lorca. El mismo proyecto que fue a presentar a Madrid, España, en donde tuvo que ser hospitalizada por un cuadro clínico de fatiga.

Días después regresó a Cuernavaca, México, donde tuvo que ser ingresada nuevamente por problemas crónicos en el corazón, pulmones y riñones.

Fue allí donde murió ayer.

Con información de agencias.