Firman leyes que benefician a estudiantes boricuas

Firman leyes que benefician a estudiantes boricuas
El Gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño.
Foto: AP

Río Grande/INS – El gobernador Luis Fortuño convirtió ayer en ley dos proyectos que beneficiarán a los estudiantes dotados de la educación que merecen, y a la vez inauguró la duodécima Escuela para el Siglo 21, Pedro Falú Orellano, en el municipio de Río Grande.

Fortuño dijo que las dos leyes toman en consideración a otra comunidad estudiantil, de alumnos dotados, que al igual que los estudiantes de educación especial, necesitan y se merecen atención particular, programas individualizados y más alternativas de servicios educativos.

La primera ley firmada por el gobernador enmienda varios artículos de la Ley Orgánica del Departamento de Educación (DE) para establecer una definición de “estudiante dotado” y requerir que el departamento establezca mecanismos y alternativas de aceleración, así como servicios educativos para esa población estudiantil.

La medida persigue sentar las bases para el desarrollo de una estructura que permita diseñar y ofrecer una educación específicamente dirigida a los estudiantes dotados.

Además, el proyecto establece que los estudiantes dotados tendrán la oportunidad de ser evaluados para permitir la entrada a la escuela previo a los cinco años, lo cual implica la entrada a kínder, primer o segundo grado, según los resultados de la evaluación y recomendación de un especialista certificado por el Estado.

También se dispone que a los estudiantes identificados como dotados se les ofrecerán alternativas de aceleración, así como otras categorías de servicios que correspondan a sus necesidades particulares. Esas alternativas y servicios deberán ser solicitados y luego aprobados por los padres o tutores del estudiante.

Igualmente, se ordena al secretario de Educación a crear un registro de estudiantes dotados dentro del sistema de educación pública.

La segunda ley establece un programa piloto de Estudios para Estudiantes Dotados, adscrito al DE para atender las necesidades particulares de la población de estudiantes dotados mediante un currículo especial diferenciado al de la corriente regular.

Fortuño explicó que las medidas proveen para que esos estudiantes puedan entrar más temprano a la escuela, adelantar grados por completo o por asignatura, según sea el caso, y provee para el monitoreo y la evaluación personal de cada uno de esos niños.

“En la década de la educación que estamos construyendo queremos que todos nuestros estudiantes tengan acceso al apoyo y las herramientas que necesitan y se merecen para poder alcanzar el éxito. Les aseguro que no me rendiré hasta que esa meta sea una realidad”, añadió el primer ejecutivo.

De otra parte, con una inversión de más de $8,6 millones y una matrícula de 790 estudiantes, el gobernador inauguró la escuela superior para el Siglo 21, Pedro Falú Orellano, en Río Grande, la cual consiste en la modernización de un complejo 7 edificios existentes.