Asambleísta boricua encara fuerte rival en El Bronx

Un hombre de origen albanés podría vencer a Naomi Rivera, en las primarias demócratas por el Distrito 80, si ésta no se pone las pilas y sale a ganarse el voto.

Asambleísta boricua encara fuerte rival en El Bronx
Mark Gjonaj, precandidato a la Asamblea Estatal por el Distrito 80.
Foto: Cortesia

El Bronx – Un hombre de origen albanés le podría comer los dulces a la asambleísta puertorriqueña Naomi Rivera, en las primarias demócratas por el Distrito 80 de El Bronx, si ésta no se pone las pilas y sale a ganarse el voto.

Se trata de Mark Gjonaj, un agente de bienes raíces que actualmente es comisionado en El Bronx de la Comisión de Taxi y Limosina (TLC), quien según residentes del Distrito 80 se ha lanzado a las calles “agresivamente” en busca del voto, llamando puerta a puerta, enviando volantes con una plataforma política que promete mejoras en el empleo, la seguridad social, y programas para ancianos.

Aunque Naomi Rivera es miembro de una de las familias políticas más poderosas de El Bronx (hija del asambleísta José Rivera y hermana del concejal Joel Rivera), para el analista político Angelo Falcón las primarias del 13 de septiembre se van a poner muy interesantes si la congresista Nydia Velázquez, como ha expresado en los medios, decide lanzar su apoyo a Gjonaj contra su compatriota puertorriqueña.

“Como Naomi Rivera se fue a Brooklyn a hacer campaña contra Nydia Velázquez (en las pasadas primarias a la Cámara de Representantes, en las que Velázquez venció al concejal Erik Dilan), la congresista ha dicho que se irá a El Bronx a hacer campaña contra Naomi”, dijo Falcón. “Pero Naomi tiene muchos años en esa posición y creo que se le va a ser difícil ganar a Gjonaj”.

Aunque no pudimos confirmar con la oficina de Velázquez si ésta respaldará a Gjonaj, la congresista aseguró en los medios que no sólo le prestará su nombre a Gjonaj, sino que también hará campaña por él.

Rivera representa desde 2004 al Distrito 80, que comprende los barrios de Van Nest, Morris Park, Pelham Parkway, Pelham Gardens, Pelham Bay, Allerton, Norwood y Van Cortlandt Village, en El Bronx.

Para Luis Nin, de 47 años, quien vive desde hace nueve años en el barrio de Pelham Parkway, “Rivera se está durmiendo en sus laureles”.

“Mientras Gjonaj está haciendo una campaña de puerta en puerta en este distrito, con una red de voluntarios, a Rivera ni se le ve por aquí”, reveló Nin. “En casa, por ejemplo, hay cuatro personas mayores que votan, y Gjonaj ya las tiene convencidas de votar por él, influenciadas por las promesas que les ha hecho de mejoras en la comunidad”.

Nin, sin embargo, no duda que Rivera gane su reelección, pero añade la condición: “ella necesita hacerse más visible en la comunidad”.

De la misma opinión fue David Ortiz, de 42 años, un residente de la comunidad de Morris Park, quien consideró que si bien Rivera tiene la experiencia, “Gjonaj podría ganar porque está haciendo una campaña con mucha energía”.

“A Rivera no se le ve en el barrio, y menos ahora que tenemos muchos problemas de criminalidad, con asaltos, robos, vandalismo, etc.”, dijo Ortiz.

Mark Gjonaj dijo que no está buscando llegar a Albany por empleo ni por un título, “lo hago porque puedo hacer la diferencia”.

“En El Bronx estamos en la cima de la lista en todo lo que es malo, tenemos el más alto índice de desempleo y somos el distrito más pobre de la nación”, dijo Gjonaj. “Yo quiero ser la voz verdadera para este distrito en Albany, porque sé lo que la gente aquí necesita, y voy a trabajar bien fuerte por esta gente”, señaló.

Sobre el posible respaldo de Nydia Velázquez, Gjonaj dijo que no quería hablar de ello por el momento.

Cerca de 9,500 personas en El Bronx se identificaron como albaneses, un incremento con relación a los 7,000 de 2000, según datos del Censo, y muchos de ellos residen en el Distrito 80, donde el 32% es blanco, el 21% afroamericano, y el 45% latino.

La asambleísta Naomi Rivera no estaba ayer disponible para hablar sobre su campaña de reelección.

Entre los logros de Rivera figuran una legislación contra el creciente incremento de la obesidad infantil en Nueva York, que exige a las escuelas eliminar los alimentos poco saludables de las cafeterías y máquinas expendedoras, y es autora de la ley estatal que respalda a las mujeres que buscan órdenes de protección y protege el anonimato de las víctimas de violencia doméstica.