Rex Ryan castiga a los Jets

Coach busca restablecer disciplina tras repetidos incidentes internos del club

Rex Ryan castiga a los Jets
Ante periodistas y aficionados presentes, varios jugadores de los Jets se enfrascaron en una pelea el lunes en una práctica.
Foto: AP

CORTLAND, N.Y./AP – Rex Ryan ordenó a sus jugadores concentrarse en su tarea.

Cuando los jugadores de los Jets ignoraron a su coach, llegó la hora de correr. Y mucho.

Al día siguiente de que se formara una agitada discusión entre 20 jugadores, Ryan les ordenó ejecutar carreras rápidas como castigo por incidentes adicionales en el terreno.

Mientras la mayoría de los representantes de prensa estaban a un lado entrevistando al propietario Woody Johnson, varios jugadores empezaron a discutir y Ryan de inmediato llamó a todos, advirtiéndoles de que debían jugar fuerte, pero a la vez con inteligencia y sin egoísmos.

Minutos más tarde se formó otro incidente entre el ‘cornerback’ Antonio Cromartie y el ‘tight end’ Dustin Keller, y Ryan no tardó en ordenar –a gritos- alinearse a un costado del terreno.

Así, todos los jugadores, desde mariscales de campo a pateadores, recibieron la orden de ejecutar alrededor de diez ‘gassers’ –carreras a toda velocidad, de un costado a otro del terreno- durante al menos diez minutos.

“Para nosotros, tipos grandes, uno nunca quiere hacer eso”, dijo el defensa Mike DeVito, de 305 libras de peso. “Ninguna pelea merece hacer esas carreras cuando uno pasa de las 300 libras. Ayuda a todos a reenfocarnos en jugar football y no pensar en otros asuntos”.

“Estaba ansioso por escuchar ese doble silbido para poder parar”, agregó.

Ryan, con las manos posadas en sus cadenas, observó mientras sus jugadores corrían, y luego les habló –nuevamente, en tono elevado- antes de ordenar que se reiniciara la práctica.

Redacción Deportes/EFE – El mariscal de campo mexicano estadounidense Mark Sánchez, de los Jets de Nueva York, se mostró preocupado por los efectos negativos que puede tener para la imagen del equipo la pelea que el domingo se generó entre veinte jugadores durante el entrenamiento.

Sánchez criticó lo ocurrido y dijo que no tenía ningún tipo de justificación porque todos eran compañeros y luchaban por estar lo mejor preparados.

“Los ánimos se calientan, esas cosas pasan, pero no hay excusas”, declaró Sánchez a la página de internet del equipo. “No se puede lanzar una pelota a un compañero de equipo”.