A cuidarse Brasil de México

A cuidarse Brasil de México
El jugador mexicano Oribe Peralta (d) lucha por el balón contra el japonés Daisuke Suzuki durante la semifinal.
Foto: EFE

LONDRES/AP – Un par de datitos podrían hacer cambiar de parecer a quienes piensen que la final del fútbol olímpico entre México y Brasil será un paseo para los brasileños.

Para empezar, México ya le ha ganado a Brasil en finales importantes. Lo derrotó 4-3 en la final de la Copa de las Confederaciones de 1999, jugada en el estadio Azteca, y lo goleó 3-0 en la final del mundial sub17 del 2005, que le dio a México su primer título mundial en cualquier categoría.

Por otro lado, México cuenta con un equipo compacto, que sabe a lo que juega y que saca buenos resultados incluso cuando las cosas no le van bien. En otras palabras, Brasil no podrá confiarse ni siquiera si juega mejor.

México se vio desbordado por momentos por Senegal en los cuartos de final. Pero capeó los temporales, no perdió la línea y no perdonó cuando se le presentaron ocasiones de anotar. Terminó ganando 4-2 en un alargue.

Las cosas también se presentaron mal en las semifinales contra Japón, que anotó un gol madrugador. Nuevamente los mexicanos mantuvieron la calma y ganaron 3-1.

“Este equipo tiene mucho carácter”, afirmó el técnico Luis Fernando Tena. “Mi preocupación (contra Japón) era que el equipo no cayera en ansiedad, en precipitaciones y empezara a jugar al pelotazo, sin respetar nuestro estilo de tocar y tocar hasta encontrar el momento justo para poder profundizar”.

“Pero no, el equipo reaccionó bien, atacó y empezó a profundizar más, tratando de construir”, manifestó.

El equipo de Mena mantiene las características que vienen mostrando los conjuntos mexicanos desde hace bastante tiempo: disciplina, aplicación táctica y un toque prolijo del balón.