Apuestas amenazan a jugadores del calcio

Roma/EFE – Los futbolistas de la Primera División (Serie A) de la Liga italiana verán suspendido su sueldo si son sancionados por ilegalidades deportivas o en apuestas, además de los casos de dopaje, medida acordada cuando sigue de actualidad el escándalo de amaño de partidos en Italia.

Esta es la principal novedad que contiene el nuevo convenio colectivo, de un año de duración, firmado anteayer entre los representantes de la Serie A y de la Asociación Italiana de Futbolistas (AIC) en Roma, según informa el diario deportivo La Gazzetta dello Sportt.

Más allá de esta medida, el convenio que estará en vigor durante el próximo año reproduce en su esencia el texto-puente firmado a comienzos de la pasada campaña, después de que los jugadores fueran a la huelga e impidieran que se celebrara cuando estaba prevista la primera jornada de la Primera División del ‘calcio’.

La decisión de suspender de sueldo a los futbolistas sancionados por irregularidades deportivas o en apuestas llega cuando se espera para las próximas horas la decisión de la Comisión de Disciplina de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) sobre algunos de los principales nombres que se han visto envueltos en el último caso de amaño de partidos que ha salpicado al ‘calcio’.

Entre ellos, el actual entrenador del Juventus de Turín, Antonio Conte, para el que la Fiscalía de la FIGC ha pedido una sanción de un año y tres meses de inhabilitación por no informar a las autoridades, pese a supuestamente conocer el amaño de dos encuentros cuando era técnico del Siena en la Segunda División en la temporada 2010-2011.

También se espera la decisión sobre el internacional italiano Leonardo Bonucci, actual jugador del Juventus, para quien la Fiscalía de la FIGC ha solicitado tres años y seis meses de inhabilitación por acto deportivo ilegal por supuestamente participar hace dos años en el amaño de un partido de su entonces equipo, el Bari.

La Fiscalía de la Comisión de Disciplina de la Federación Italiana de Fútbol ha pedido además un año de inhabilitación para el también ‘juventino’ Simone Pepe, bajo la acusación de no haber denunciado el amaño de ese mismo encuentro, cuando era jugador del equipo rival, el Udinese.