Queens se entrega a la Santa Muerte

El 11 de agosto, cientos le latinos se unen para rendirle culto a la 'Niña Blanca'

Queens se entrega a la Santa Muerte
Areli Vázquez (en ambas fotos) organiza desde hace siete años la ceremonia anual a la Santa Muerte en Queens, en el altar que instaló en su propia casa.
Foto: Cortesía

Queens – Para un creciente número de creyentes latinos, la “Santísima Muerte” es proveedora de protección, salud, amor y dinero. En muchos hogares neoyorquinos son comunes los altares con esta figura pagana que gana devotos en los cinco condados.

La estatuilla de la Santa Muerte, que según historiadores empezó a venerarse en los años 60 en el estado mexicano de Veracruz, es un esqueleto que porta una larga túnica de virgen y una guadaña.

Estudiosos vinculan el origen de la llamada Niña Blanca con deidades precolombinas, como la diosa azteca de la muerte Mictecacihuatl y el dios maya del inframundo Ah Puch.

En Jamaica, Queens, desde hace siete años la Santa Muerte recibe ofrendas y plegarias en una ceremonia anual que congrega a más de 300 devotos de diversas nacionalidades, según la organizadora Areli Vázquez, de 33 años.

La mexicana comentó que su fe en la “flaquita” empezó al llegar a Nueva York, hace más de una década.

“Al ser transexual, no siempre fui aceptada en las iglesias católicas de mi país, pero en esta ciudad me sentí libre de ser yo misma y de ejercer mis creencias religiosas”.

Agregó que su primera figurilla de la Santísima Muerte fue un obsequio de su mejor amiga. “Atravesé por una mala racha y la santa me ayudó a enderezar el camino. Me hizo muchos milagros y en agradecimiento comencé a festejarla anualmente”.

Vázquez instaló un peculiar altar en su habitación, que consta de unas diez estatuillas de la Santa Muerte acompañadas de una variedad de santos. Con frecuencia, la devota enciende incienso en el lugar.

“Se le puede ofrecer canastas de fruta, pan y agua. Muchos vecinos vienen a mi casa para rendirle culto a la flaquita. Ya se hizo una tradición”.

Seguidores que acuden año con año a la celebración que organiza Vázquez, comentaron que es similar a una fiesta patronal en los pueblos de países latinoamericanos.

“Muchas familias traemos a nuestra santita y las juntamos todas en un altar. Pedimos bendiciones y oreamos por los milagros que esperamos”, explicó la colombiana Jazmín Vergara-Restrepo, de 36 años y residentes de Jackson Heights.

Vergara indicó que aunque no es mexicana, tiene una profunda fe por la Santa Muerte. Dueños de botánicas en Queens indicaron que las estatuillas de la Niña Blanca son de las más vendidas en sus negocios.

Este año, la celebración a la Santísima Muerte se realizará el 11 de agosto en Jamaica, Queens.