El ‘Tri’ se baña con oro y Brasil con lágrimas

Pelé no pudo y Neymar, tampoco. El actual astro del Santos tendrá pesadillas y no sueños dorados. Volvió a quedar en deuda en su afán de pasar a la historia como uno de los grandes jugadores de Brasil. El oro olímpico sigue siendo inalcanzable para los pentacampeones mundiales.

Mientras que Oribe Peralta vivirá en el olimpo azteca como el jugador que “Cepilló” a Brasil en una final donde no eran favoritos.

Con esta victoria por 2-1 en Wembley, México mantiene una paternidad histórica en finales sobre Brasil. Ahora el ‘Tri’ se une a Uruguay (1924 y 1928) y Argentina (2004 y 2008) como los triunfadores olímpicos de nuestro continente.

México, sin duda, ratifica los enormes progresos alcanzados en los últimos años, donde conquistó dos campeonatos mundiales Sub-17; Copa Oro; Panamericanos, Torneo de Toulón y título olímpico en forma invicta.

La ‘canarinha’ que ostenta tres de plata (1984, 1988, 2012) y dos de bronce (1996 y 2008), seguirá esperando romper el “maleficio” que persiste desde Helsinki 1952, la primera participación del fútbol brasileño en Juegos Olímpicos.

Pelé, quien a los 17 años ya era campeón mundial, no pudo disputar el oro porque en su época el fútbol olímpico era sólo para jugadores amateur.

Increíble pero cierto. El ‘Tri’ nunca ha perdido una final frente a la escuadra brasileña en diferentes categorías.

Resultados de las anteriores finales fueron las siguientes: Panamericanos 1975: México 1-1 Brasil; Copa Oro 1996: México 2-0 Brasil; Copa Confederaciones 1999: México 4-3 Brasil; Copa Oro 2003: México 1-0 Brasil; Mundial Sub-17 Perú 2005: México 3-0 Brasil.

El partido de ayer marcó el triunfo de la Concacaf sobre la Conmebol.

Ahora Brasil tendrá que esperar hasta el 2016, cuatro largos años para tener una nueva oportunidad de conquistar la esquiva medalla.

Los Mariachis no callaron, ahora cantarán hasta la eternidad su “Mexico Lindo y Querido”.

El mundo también recordará que en los Juegos Olimpicos de Londres, México se bañó en oro y Brasil en lágrimas.