Neymar no marca la diferencia en Londres

WEMBLEY, Inglaterra/AP – Primero, la Copa América. Luego el Barcelona. Y ahora México. Las tres veces que se presentó ante el gran público internacional, Neymar defraudó.

Si algo dejó en claro la final del fútbol olímpico, en la que México derrotó 2-1 a Brasil, fue que Neymar está muy verde todavía y que podría ser peligroso apostar las posibilidades de éxito de Brasil en la Copa Mundial al delantero del Santos.

Neymar anotó tres goles y gestó algunos más en un equipo brasileño que arrasó con cuanto rival se le cruzó en el camino en su marcha a la final. Pero en ninguno fue la figura excluyente que muchos esperaban.

La final debía ser su partido. El duelo que lo confirmaría como luminaria internacional destinada a hacer grandes cosas. Sin embargo, Neymar cayó en el mismo desorden que el resto del equipo tras sufrir un gol apenas iniciado el encuentro y no se repuso.

Es la tercera vez que Neymar decepciona en una gran ocasión, con la conquista de la Copa Libertadores 2011 con Santos como única salvedad. El primer chasco fue en la Copa América de hace un año, en la que Brasil se despidió mansamente en cuartos de final. Y posteriormente, en diciembre, cuando Barcelona goleó al Santos 4-0 en la final del Mundial de Clubes.

Cabe preguntarse si Neymar está en condiciones de ser el referente que todo el mundo espera en la selección brasileña que acogerá el Mundial 2014.