Clausura el anfitrión su grandiosa fiesta

Sigue a El Diario NY en Facebook
Clausura el anfitrión su grandiosa fiesta
La delegación mexicana desfila en la ceremonia de clausura.
Foto: Notimex

LONDRES – Goodbye Londres. Oi Río. Luego de 17 días de competencias, los Juegos Olímpicos de Londres bajaron el telón ayer con una fiesta cuyos protagonistas fueron el rock y el pop, géneros en los que Gran Bretaña ha prodigado al mundo artistas fabulosos, algunos de los cuales dijeron presente en la ceremonia de clausura.

Además del espectáculo de cierre, con actuaciones de bandas y artistas como The Who, George Michael, Annie Lennox y Spice Girls, la ceremonia marcó la entrega de la bandera de los cinco aros de parte del alcalde londinense Boris Johnson al presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge, quien a su vez la puso en manos de Eduardo Paes, el titular del gobierno de Río de Janeiro.

A partir de ese momento, Río asume formalmente la responsabilidad de realizar los próximos Juegos.

Así que no sólo fue rock, sino también samba y otros géneros musicales interpretados por artistas brasileños, incluido el rapero BNegrao, Seu Jorge y Marisa Monte.

Nueve campanadas semejantes a las que emite el Big Ben marcaron el comienzo de la ceremonia, en un escenario donde se colocaron réplicas a escala de ese famoso reloj y de otros símbolos de Londres, como el Ojo y el Puente de la Torre. Había también varios de los típicos taxis londinenses, conocidos como ‘Black Cabs’ y envueltos en periódicos gigantescos, que comenzaron a circular por lo que fue la pista de atletismo, ahora convertida en una avenida londinense.

Tras esa escena de caos urbano, al que puso fin el grito de un imitador de Winston Churchill, vino una pausa solemne, con la llegada del príncipe Enrique en representación de la Reina Isabel II y la interpretación del Himno Nacional británico, mientras cientos de personas agitaban las banderas del país.

Pero de inmediato comenzó la fiesta musical, a cargo de Madness, con “Our House”, poco después llegaron los Pet Shop Boys, con “Eastern Boys and West End Girls”. Músicos vestidos de guardias de la reina desfilaron entre autobuses de dos pisos, en medio de una escena que no podía ser más británica.

Con la estafeta, Londres cede también todo un reto a Río, apenas la segunda ciudad latinoamericana que albergará los Juegos Olímpicos en la historia, después de México en 1968.

Y es que como anfitriona de los Juegos, la capital británica ha rebasado las expectativas de muchos, empezando por los propios londinenses. Los temores de seguridad han resultado hasta ahora exagerados y los vaticinios de un caos en el transporte y el tránsito jamás se materializaron.

Incluso el clima ha sido bastante benévolo, salvo por interrupciones menores de algunos partidos de tenis a consecuencia de una lluvia que es considerada tan inherente a Londres como la música que animaba el festejo de ayer.

“Ha sido un sueño”, dijo el presidente del comité organizador de Londres 2012, Sebastian Coe, quien se expresó “muy, muy satisfecho”.

Anunció que la ceremonia de cierre puede resumirse en tres palabras, “fiesta, fiesta y fiesta”.

Gavin dijo el sábado que la ceremonia se constituye como un homenaje a la “cacofonía de la vida en Londres”.