Estoy muy triste: Menezes

Técnico de Brasil sufre tras perder la ansiada medalla de oro

LONDRES (EFE).- El seleccionador de Brasil, Mano Menezes, decepcionado por la derrota en la final de Londres 2012, reconoció ayer que el gol tempranero que recibieron por el error del defensa Rafael fue clave para el resultado.

“Se puede ver en la expresión de mi cara cómo me encuentro. Estoy muy triste. Hemos hecho un trabajo excelente en el torneo, pero no fue suficiente”, destacó.

Brasil ha perdido tres finales olímpicas. En Los Ángeles 1984 y Seúl 1988, y la de ayer.

“Nos hemos acercado otra vez al triunfo, pero no del todo”, dijo Menezes, quien, sin embargo, no teme por su futuro con la selección.

“Cualquier entrenador debe estar preparado para sufrir las consecuencias de los resultados”, agregó el preparador sudamericano, que alertó del próximo compromiso para Brasil: la Copa del Mundo de la que será sede en el 2014.

“Vamos a seguir en nuestro camino hacia la próxima Copa del Mundo con la selección absoluta y con la mirada en el Mundial. Ése es el principal objetivo nuestro”, subrayó Menezes, que descartó que la derrota en la final olímpica vaya a tener consecuencias.

“No creo que esta derrota vaya a tener un impacto negativo en el proceso de desarrollo hacia el 2014. Por el contrario, creo que se aprende de las derrotas”, dijo el preparador brasileño.

Menezes reconoció que el ambiente en el vestuario era de total decepción.

“Cuando se pierde hay decepción, lógicamente, y tristeza. Ésa es la realidad del ambiente que hubo en el vestuario”, dijo.

El seleccionador rechazó acentuar las críticas sobre el defensa Rafael, que falló en el primero gol que encajó Brasil a los 30 segundos de partido y fue silbado por el público.

“Es parte de nuestra cultura y no va a cambiar de un día para otro. Dije a los jugadores que tenemos que respetarnos a nosotros mismos en la derrota”, continuó el preparador, quien insistió en que la culpa de la derrota fue de todo el equipo.

“Por supuesto que hubo un grave error individual que se cometió a los 30 segundos. Pero luego tuvimos 89 minutos para darle la vuelta al partido. Perdió todo el equipo”, insistió Menezes”.

Aceptó que “el sufrir ese gol tan temprano nos obligó a cambiar de estrategia. Después de 30 minutos tuvimos que hacer el primer cambio y ser más ofensivos. Metí a Hulk. México estaba más a la defensiva. Especuló, y sólo salía al contraataque”, indicó.

“A pesar de que creamos buenas oportunidades no fuimos capaces de marcar y dar la vuelta a la situación. Pero en cualquier caso hay que reconocer los méritos de México y le felicito por eso”, indicó el brasileño.

Para Menezes, el tres, número de goles en cada partido hasta el final, ya no es el número de la suerte después de encajar el gol a los 30 segundos de la final olímpica.

“No fue suficiente nuestro

juego. Nos faltó improvisación. Debimos haber reaccionado mejor”, concluyó.