Tácticas de película para ocultar vicepresidente

Un secreto de estado fue la designación de Paul Ryan como binomio republicano
Sigue a El Diario NY en Facebook

Washington/EFE – El virtual aspirante republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney, decidió el 1 de agosto que su candidato a vicepresidente sería Paul Ryan, pero logró mantener en secreto su elección durante 10 días con tácticas de película.

Beth Myers, la asesora de Romney que supervisó el proceso de selección del candidato, contó a los periodistas cómo consiguieron que la noticia de que Ryan era el elegido no se conociera hasta muy pocas horas antes del anuncio oficial, según recoge hoy la prensa estadounidense.

Todo comenzó con una llamada telefónica a Ryan el 1 de agosto para que el congresista por Wisconsin y Romney se vieran cuatro días después, el 5 de agosto, en la casa de Myers, a las afueras de Boston (Massachusetts).

Ryan voló desde el aeropuerto internacional de Chicago, vestido con vaqueros, gafas de sol y una gorra de béisbol para no ser reconocido, a Hartford (Connecticut) y allí un joven llamado Curt, hijo de Myers, lo recogió en un automóvil alquilado para llevarlo hasta Boston.

En casa de Myers, en su comedor, Romney y Ryan tuvieron una conversación privada de una hora de duración. “Hablamos de cómo trabajaríamos juntos si llegáramos a la Casa Blanca y de cómo sería nuestra relación”, explicó Romney.