Universidades buscan visión corporativa

Estudiantes critican que presidentes de centros recorten presupuestos
Sigue a El Diario NY en Facebook
Universidades buscan visión corporativa
Teresa Sullivan (centro), de la Universidad de Virginia, enfrentó un dilema porque presuntamente no enfrentó la reducción de financiación por parte del gobierno.
Foto: AP

CHARLOTTESVILLE, Virginia, EE.UU/AP – La popular presidenta de la Universidad de Virginia fue forzada a renunciar debido a que la junta directiva pensaba que no trabajaba lo suficientemente rápido para resolver un problema de presupuesto.

La Universidad de Purdue contrató como su nuevo presidente a un gobernador que carece de experiencia académica, pero es un hábil recaudador de fondos y recortador de gasto educativo. Y el presidente de la Universidad de Texas recluta un comité de ejecutivos corporativos para revisar el presupuesto y las operaciones de la escuela.

Los órganos rectores de las universidades exigen, cada vez más, que sus presidentes se desempeñen más como ejecutivos corporativos, para gran disgusto de los académicos quienes afirman que ver a las universidades como empresas no se ajusta a la misión de la educación superior. Según expertos, los recientes movimientos han sido impulsados, en buena medida, por los recortes de fondos federales y estatales.

En Charlottesville, Virginia, el Consejo de Administración depuso a principios de este mes a Teresa Sullivan, presidenta de la Universidad de Virginia, debido a que algunos miembros pensaban que no estaba enfrentando la reducción de financiación por parte del gobierno, desarrollar cursos en línea y posicionar al hospital universitario para competir mejor con los proveedores privados de servicios de salud.

Sullivan fue restituida con un voto unánime por el consejo casi tres semanas después de su despido secreto. El claustro de profesores y los decanos apoyaron a Sullivan, al tiempo que los estudiantes, profesores y exalumnos protestaron en contra de la forzada renuncia.

La mesa directiva de la Universidad de Purdue nombró la semana pasada al gobernador de Indiana Mitch Daniels como su nuevo presidente, una elección que inquietó al profesorado. Los críticos señalaron que Daniels había designado a siete miembros y ratificado a otros tres en la junta que lo eligió presidente, lo que calificaron como un conflicto de intereses.

Como gobernador, ha ligado financiación de la universidad con mediciones de rendimiento, tales como el grado conseguido, y desde 2009 ordenó más de 150 millones de dólares en recortes a la educación pública “incluyendo 30 millones de dólares a la Universidad de Purdue. Sin embargo, muchos legisladores republicanos de Indiana apoyaron a Daniels, quien fuera director de presupuesto de la Casa Blanca y ejecutivo de la farmacéutica Eli Lilly.

Además de mejorar la recaudación de fondos, las universidades buscan cada vez más nuevas maneras de utilizar eficientemente los recursos, recortar costos y desarrollar otras fuentes de ingresos.

En medio de la presión para mantener baja la matrícula, Virginia y otras universidades dependen cada vez más en el financiamiento privado y las donaciones de gente acaudalada, que usualmente terminan en el consejo de la escuela.