Golpean y apuñalan a hispano en Queens

Víctima cree que hubo una motivación racial en el ataque, policía no lo confirma

Queens.- Un ecuatoriano de Queens fue agredido y apuñalado el domingo en una calle de Corona en lo que la víctima cree fue un crimen de motivación racial, aunque la policía no ha clasificado el caso como tal.

Jaime Calle, de 39 años, considera que fue atacado porque sus agresores, a los que describe como hispanos, lo confundieron con un hombre árabe debido a su apariencia.

“La única explicación que le encuentro es que me confundieran con un musulmán por mis rasgos”, explicó Calle con voz apagada, todavía convaleciente de sus heridas. “No me robaron nada, aunque llevaba una mochila con mi cartera, mi celular y mi Ipod. Soy una persona pública, pero me siento querido por la comunidad y no tengo enemigos”.

Calle es un cantante local ecuatoriano que el año pasado fue escogido para interpretar el himno nacional de su país en el partido de fútbol que se celebró entre Ecuador y Estados Unidos, en el estadio de los Red Bulls, en Nueva Jersey.

De acuerdo a su versión de los hechos, recogida en el reporte oficial de la Policía, Calle regresaba a su domicilio de LeFrak City, en Corona, Queens, pasadas las 11 p.m., cuando a pocos bloques se cruzó con tres hispanos apoyados en una furgoneta. Uno de ellos le preguntó en inglés “¿Qué pasa?”, a lo que Calle no respondió. Lo siguiente que recuerda es uno de ellos lo agarró del cuello y los otros dos lo apuñalaron, uno en el muslo derecho y otro en el torso, cerca de un pulmón, y luego lo patearon.

Un testigo que pasaba por las cercanías en coche tocó su bocina al ver lo que pasaba y los agresores se dieron a la fuga sin llevarse nada. Calle fue conducido en ambulancia al New York Hospital de Queens, donde se comprobó que las heridas de arma blanca no habían dañado sus constantes vitales y se le aplicó nueve y diez puntos de sutura en cada una. Fue dado de alta al mediodía de ayer y se recupera en su domicilio.

La Policía de Queens tiene aún abierta la investigación y no ha confirmado ni negado que se tratase de un crimen de odio racial. Al cierre de esta edición aún no se habían realizado detenciones y los investigadores estaban revisando videos de vigilancia en las cercanías de los hechos para intentar obtener imágenes de los sospechosos.