Ahora a cumplir, Danilo

Guía de Regalos

Ahora a cumplir, Danilo

Los quisqueyanos en los Estados Unidos esperan que Danilo Medina, quien inició ayer su gestión como presidente de la República Dominicana, cumpla sus promesas con la leal diáspora que cada año contribuye con visitas, más de $3,100 millones en remesas, e innumerables actividades caritativas.

En su discurso de inauguración, Medina le habló directamente a sus representados fuera del país:

“Hermanos dominicanos que viven en el exterior”, pronunció el nuevo primer mandatario. “Pueden estar seguros, yo también seré su Presidente y velaré por sus necesidades”.

Esperamos que así sea. En varios reportajes EL DIARIO LA PRENSA ha documentado la estrecha y compleja relación entre los quisqueyanos del área de Nueva York y su país de origen, y la gran expectativa que les genera la llegada de un nuevo gobierno.

La creciente comunidad de dominicanos en los Estados Unidos necesita reformas urgentes en servicios transnacionales que mejoren la relación con su país.

Medina reiteró ayer su promesa de campaña de crear el Instituto de los Dominicanos en el Exterior. La nueva agencia debe enfrentar las necesidades específicas de la población a la que servirá.

Entre sus problemas más comunes, y a los que esperan esta nueva Administración provea soluciones, están:

· Muchos dominicanos que quieren jubilarse en República Dominicana no pueden hacerlo por falta de seguro social y servicios médicos. Varias propuestas han tratado de darle solución a este asunto. Una de ellas es la creación de un fondo para jubilados repatriados construido con un porcentaje de las remesas que entran al país.

· Muchos dominicanos temen viajar al país por temor a ser asaltados por hampa común o redes criminales que se dedican a atracar visitantes. Medina ha prometido reformar la Policía y controlar el problema de la inseguridad. Reforzar la seguridad en el aeropuerto y zonas turísticas debe ser una prioridad.

· La seguridad jurídica es igualmente importante. Los dominicanos deben sentirse confiados de invertir su dinero en la isla sin temor a ser estafados y terminar en un escabroso y confuso sistema judicial.

· El asunto del envío de autos es también problemático y merece una revisión de las leyes para permitir que los dominicanos puedan llevar sus autos a Dominicana sin mayores restricciones.

Cuando estaba en campaña, Medina, –así como los candidatos de otros partidos- vinieron a Nueva York a buscar el apoyo económico de la diáspora, que además se ha convertido en una importante base de votantes. Ahora es tiempo de tomar acción.