Dominicana haría historia en corte de sucesiones Manhattan

Si gana en las elecciones del 13 de septiembre, la jueza Rita Mella sería la primera latina en ese puesto

Guía de Regalos

Dominicana haría historia en corte de sucesiones Manhattan
La jueza Rita Mella ha luchado con firmeza para salir adelante y ayudar a los ciudadanos.
Foto: WEB

Nueva York, 16 de Agosto – La jueza Rita Mella, una emigrante dominicana electa en 2006 a una corte civil en Nueva York, a la que aspiró para poder ayudar a su comunidad, busca convertirse en la primera latina en la corte de sucesiones y asuntos familiares en Manhattan.

“Lo mismo que me atrajo a estudiar derecho, esas ganas de ayudar a una comunidad en crisis, me ha llevado a ser candidata” a esa corte en las primarias demócratas del 13 de septiembre, dijo a Efe Mella, que se estableció en Nueva York a los 22 años “y con un inglés muy limitado”.

Mella se radicó en la década de 1980 en el vecindario del Alto Manhattan, tras haber completado sus estudios de maestría en la Florida, un vecindario en su mayoría de dominicanos.

“Encontré una comunidad en crisis cuyos miembros atravesaban por momentos difíciles debido a la epidemia del crack. Había mas bien una epidemia social, relacionada con la adicción a esa droga”, recordó la jueza asignada a la Corte Criminal de Manhattan, de 50 años.

“La comunidad enfrentaba muchos retos que estaban relacionados con aspectos legales como los de vivienda, que no recibían beneficios a los que tenían derecho, o problemas con la justicia”, lo que le llevó a estudiar derecho “para ver si de alguna manera mis destrezas legales podían ser usadas para mejorar la situación de la comunidad”, señaló.

Mella, que completó sus estudios en 1991, y la también jueza Barbara Jaffre, de 60 años, del tribunal Supremo de Manhattan, se enfrentan en primarias el próximo 13 de septiembre por la candidatura demócrata a la corte de sucesiones y asuntos de la familia, también en Manhattan, para sustituir a Kristian Booth Glen, que se retira a finales de este año.

En ese tribunal se toman decisiones sobre adopción, custodias o disputas de herencias. En cada condado de la ciudad hay sede con un juez, pero en las de Brooklyn y Manhattan hay dos jueces debido al volumen de casos.

A Mella, que dice contar con respaldo de líderes demócratas y diversos grupos, le restan aún cuatro años y medio en la Corte Criminal, de los diez años para los que fue electa. En muchos estados en EE.UU son los electores los que eligen ciertos jueces.

“Aspiro a esta corte porque es un tribunal muy interesante a nivel intelectual y humano por el trabajo que se hace”, indicó Mella, que conoce su funcionamiento porque fue asistente de la jueza Margarita López, en la sede de Brooklyn.

“Las familias que van a esa corte pasan momentos difíciles y me parece que el juez debe ser una persona con compasión para poder responder a ello”, aseguró.

Admite que tal vez algunos no le vean como la candidata idónea para ese tribunal, considerado en EE.UU como uno “sumamente prestigioso”, por su origen de emigrante latina “pero es ese historial el que me convierte en una candidata viable para ese puesto”.

“Esa corte es percibida como una institución muy elitista, donde sólo gente con dinero y abogados de prestigio comparecen, pero se olvidan de que es un lugar donde la gente va por asuntos de adopción, de custodia, donde gente de bajos recursos puede ir a resolver disputas por herencias”, argumentó.

“No hay que tener muchos recursos para acudir ante este tribunal. Sin embargo, no es así como es percibido por la mayoría” y muchos latinos no conocen de sus existencia, dijo.

Aseguró que sus experiencias van a enriquecer ese foro, “a abrir puertas a otras personas con historias diferentes y diversas”.

Destacó que la mayoría de los abogados que allí litigan son hombres anglosajones, por lo que considera que se deben organizar programas de entrenamientos “para que letrados de otros grupos étnicos conozcan de este tipo de ley” y aumente el número de litigantes.

Mella, que creció en un hogar de clase media en la capital dominicana, considera además que “es importante” que el público conozca la existencia de esta corte y de los servicios que ofrece a la comunidad.

Aseguró además que en el camino que ha recorrido para llegar donde está aprendió “que este es un país de oportunidades y que sólo se alcanzan las metas si trabajamos duro” y agregó que está muy agradecida de todos los que le precedieron y abrieron puertas.