En Florida no podrán votar inmigrantes

Las autoridades electorales firmaron un acuerdo formal con autoridades federales para permitir que el estado utilice la base de datos de inmigración para cotejarla con el padrón electoral

Guía de Regalos

En Florida no podrán votar inmigrantes
Florida está en juego para las elecciones presidenciales de 2012.
Foto: Archivo

Tallahassee, Florida, EE.UU..- Las autoridades electorales en Florida firmaron el jueves un acuerdo formal con autoridades federales para permitir que el estado utilice la base de datos de inmigración para cotejarla con el padrón electoral.

Durante meses las autoridades estatales buscaron la autorización para utilizar la base de datos y ver si alguno de los electores registrados no son ciudadanos estadounidenses y, por lo tanto, no tienen derecho a votar.

El Departamento de Seguridad Nacional aceptó en un principio permitir que el estado utilice la base de datos a comienzos del verano, pero no firmó un acuerdo vinculante hasta esta semana. La base de datos del departamento registra a cualquiera que haya entrado a Estados Unidos legalmente, pero no incluye información de los inmigrantes que no tienen permiso de residencia o que son estadounidenses de nacimiento.

Las autoridades estatales en un principio utilizarán la base de datos para revisar los nombres de 2.600 electores registrados que el estado sospecha no tienen derecho a votar.

El estado distribuyó esta lista entre las autoridades electorales de los condados desde abril. Pero muchos condados dejaron de utilizarla después de que encontraron más de 500 personas que eran ciudadanos. La lista sí permitió el procesamiento judicial de un canadiense acusado de registrarse ilegalmente y votar en el condado Broward.

Las autoridades estatales también planean comenzar lentamente a comparar la información de los permisos de conducir con los datos del padrón electoral por si hubiera votantes no elegibles. Esta lista de nombres será cotejada con los datos del programa federal conocido como Verificación Sistemática de Derechos de Extranjeros (SAVE, por sus siglas en inglés).

“Tenemos la obligación de asegurar que el padrón electoral de Florida sea preciso, y tener acceso a la base de datos de SAVE mejora bastante nuestra capacidad de cumplir ese objetivo, así como asegurar la integridad en general de nuestras elecciones”, dijo el secretario local de Estado, Ken Detzner en un comunicado.

La purga de votantes podría costarle a Florida miles de dólares debido a que el estado tendrá que pagar al gobierno federal 50 centavos de dólar por cada nombre que revise en la base de datos migratoria.