Julian Assange rompe el silencio

Insta al presidente Obama a terminar la 'caza de brujas' contra WikiLeaks
Julian Assange  rompe el silencio
El fundador de WikiLeaks, el australiano Julian Assange, se dirige a los medios y a sus seguidores desde un balcón de la embajada de Ecuador en Londres.

Londres – El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, instó ayer a EE.UU. a frenar la “caza de brujas” contra esa plataforma en su primera declaración pública desde que se refugió en la delegación ecuatoriana en Londres hace dos meses para evitar su extradición a Suecia.

Ante una abrumadora expectación, el australiano compareció desde el balcón de esa legación en un momento de creciente tensión entre el Reino Unido, que pretende cumplir con su “obligación legal” de entregarlo a la justicia sueca, y Ecuador, que el jueves concedió asilo político al exhacker, de 41 años.

Frente a una fortísima presencia de agentes policiales, particularmente estrictos con los periodistas que aguardaban a Assange, éste arrancó su discurso agradeciendo el “apoyo” a “ese valiente país latinoamericano” y el “coraje” de su presidente, Rafael Correa, “por haber dado la cara por la justicia”.

En un mensaje directo al presidente estadounidense, el australiano instó a Barack Obama a “hacer lo correcto” y poner fin a lo que considera una “caza de brujas” contra WikiLeaks.

“EE.UU. debe disolver la investigación del FBI. EE.UU. debe jurar que no procesará a nuestros empleados ni a nuestros simpatizantes. EE.UU. deben comprometerse ante el mundo a que no perseguirán a los periodistas por arrojar luz sobre los crímenes secretos de los poderosos”, declaró Assange en una intervención plagada de vítores de sus simpatizantes.

El periodista pidió también la “liberación” del soldado estadounidense Bradley Manning, encarcelado “desde hace 815 días sin haber sido sometido a un juicio”, recordó, por haber filtrado supuestamente secretos militares, y a quien calificó de “héroe” y de “ejemplo para todos nosotros”.

Assange afirmó que el pasado miércoles agentes de Scotland Yard entraron en la embajada ecuatoriana por la entrada de incendios y, según él, tan solo el hecho de que hubiera testigos al lado de la embajada evitó que lo detuvieran, algo que la policía británica ha negado. “A la vez que WikiLeaks se encuentra bajo amenaza, también lo está la libertad de expresión y la salud de nuestras sociedades”, afirmó Assange, recordando el caso del grupo de punk ruso “Pussy Riots”, condenado el viernes a dos años de cárcel por haber cantado en un templo moscovita contra el presidente Vladímir Putin.

Las esperadas declaraciones de Assange se produjeron después de que su abogado, el exjuez español Baltasar Garzón, también hablara a la prensa frente a la legación de Ecuador para asegurar que su cliente no ha rehuido a la justicia sueca sino que ha solicitado garantías mínimas para responder ante las autoridades pertinentes.

El Reino Unido ha indicado que no tiene intención de facilitar un salvoconducto ni por el momento ha dado garantías para que el activista abandone la embajada sin ser detenido.

Por su parte, el Gobierno de Ecuador se ha mostrado abierto al diálogo con Londres si éste retira primero la “amenaza” de irrumpir en su embajada.