Ancianos unidos contra cambio en centro Covello en El Barrio

Temen que con la administración no latina los programas desaparezcan.

Ancianos unidos contra cambio en centro Covello en El Barrio
El centro Leonard Covello de El Barrio ha sido administrado durante 20 años por el Instituto Puertorriqueño para las Personas Mayores Hispanas y, según una nueva disposición, pasará ahora a manos de una organización no latina.
Foto: JOSE A. RIVERA / EDLP

MANHATTAN – Decenas de personas, la mayoría ancianos, se manifestaron ayer en El Barrio en contra del cambio de patrocinio del centro para la tercera edad Leonard Covello, uno de los de más tradición para la comunidad de retirados latinos.

El centro Covello ha sido administrado durante 20 años por el Instituto Puertorriqueño para las Personas Mayores Hispanas y ahora -por decisión de la Ciudad- pasará a manos del Carter Burden Center, una organización no latina.

“Es una decisión desastrosa porque ellos no conocen a nuestra gente y todos los programas que tenemos, especialmente diseñados para los retirados latinos de El Barrio, van seguramente a desaparecer”, dijo Carmen Cruz, actual directora del Leonard Covello.

Muchos de los más de 150 envejecientes que disfrutan a diario del centro mostraron su temor por el cambio.

“Superé una depresión y un problema de corazón gracias a los programas de baile latino que tenemos”, cuenta George Figueroa, puertorriqueño retirado de 59 años. “Si nos los quitan, tengo miedo de volver a recaer. Mis médicos me certificaron que mi mejoría era gracias a ellos”.

La posición oficial del Departamento para las Personas Mayores (DFTA) -la agencia municipal que tomó la decisión del cambio de patrocinio- es que el Centro Carter Burden cuenta con mejores recursos económicos y de personal que el Instituto Puertorriqueño, aunque agradece y valora la labor desempeñada por este último desde 1991.

Suleika Cabrera, directora de la organización boricua, considera sin embargo que han influido otros factores más oscuros en la decisión, y por eso ha decidido apelarla.

“Es un método más que utiliza la Ciudad para gentrificar a los latinos del norte de Manhattan y entregárselo a los ricos”, asevera Cabrera, incidiendo en que el Centro Burden sólo tiene experiencia en el Upper East Side y no conoce para nada El Barrio.

Entre los apoyos con los que se ha encontrado el Instituto Puertorriqueño está el de la Hispanic Federation, cuyo nuevo presidente, José Calderón, ha enviado una carta a la comisionada del DFTA, Lilliam Barrios-Paoli, pidiendo que reconsidere la decisión. “El Este de Harlem ha visto cómo demasiadas de sus organizaciones pioneras… son olvidadas y reemplazadas sin fundamento”, escribió Calderón.