Comparece en Queens anciana que disparó a esposa de Palmieri

María Cartagena recibe medicación y tratamiento psicológico como alternativa al encarcelamiento por agredir a la mujer del músico.

Comparece en Queens anciana que disparó a esposa de Palmieri
El programa para tratar a Cartagena se realiza en la administración del fiscal de Queens, Richard Brown.
Foto: AP

QUEENS – La mujer que disparó a su vecina en una confusa disputa en la que podrían haber intervenido los celos y la bulla que impedía su descanso, compareció ayer ante una juez para un seguimiento y evaluación, luego que fuera enviada a un programa especial de la Fiscalía de Queens.

María Cartagena, 84 años, disparó en la cabeza a Iraida Palmieri, 75 -esposa del músico Eddie Palmieri- hace más de dos años, el 23 de marzo del 2010, ocasionándole heridas leves de las que se recuperó. Cartagena tuvo que mudarse del apartamento de su propiedad cumpliendo la orden de protección que se emitió.

Ayer, Cartagena -acompañada de su esposo, Rafael Cartagena- acudió a su cita en la corte donde la juez Marcia P. Hirsch supervisa su progreso.

“¿Cómo le va con el tratamiento?”, preguntó la juez. “Todo bien, gracias a Dios y a usted”, respondió Cartagena. “¿Cómo va con su medicación?”, inquirió la magistrada. “Mi esposo siempre está pendiente de las medicinas… todo va bien”, contestó la acusada.”Siga manteniendo el buen trabajo”, dijo la juez citándola para comparecer de nuevo el 26 de septiembre.

Cartagena es una de las cientos de personas que se beneficia del programa de salud mental de la Fiscalía de Queens, un tratamiento especial que se aplica a personas con esquizofrenia, depresión o bipolares. Este, junto con otros programas de tratamiento de adicción a las drogas o alcohol, dan alternativas a la encarcelación y buscan la reinserción en la sociedad de los condenados.

La directora de estos programas, un total de cinco en los que se incluye también la asistencia a los veteranos con problemas legales, es Maritza Karagiorgos, usa Sicología Clínica que combina la ley con la sicología. “Mi trabajo es entrenar a equipos de abogados, para que sepan cómo estos problemas afectan el cerebro”, explicó.

“Los casos que son elegidos para estos programas por la fiscalía tienen el beneficio de la ayuda y en lugar de ir a la cárcel vienen aquí con el objetivo de que los conectemos con los servicios necesarios”, declaró Karagiorgos. “En estos casos, la víctima tiene que dar el consentimiento para que vengan a esta corte, pero si la víctima no quiere, entonces van a juicio”.

Para beneficiarse del programa, el acusado tiene que declararse culpable del delito y luego de los arreglos legales tiene que seguir el programa que le corresponda y un tratamiento médico.