Hispanos denuncian agresión policial en NJ

El pelo largo de uno de ellos habría motivado la acción de uniformados.
Hispanos denuncian agresión policial en NJ
Jorge Segarra y Saulo Enríquez denunciaron haber sido atacados brutalmente por uniformados policiales de Elizabeth, NJ, cuando salían de una discoteca.
Foto: CRISTINA LOBOGUERRERO / EDLP

NUEVA JERSEY – La celebración del cumpleaños de dos hispanos se convirtió en una pesadilla -el pasado viernes- tras ser agredidos por la policía de Elizabeth.

Saulo Enríquez, 45, y Jorge Segarra, 31, coinciden en que fueron detenidos y golpeados sin razón alguna, excepto por su apariencia física de hispanos.

Enríquez lleva la cabellera larga desde hace 16 años, cuando perdió una hija de cinco, a causa de cáncer y desde entonces, en cada aniversario, dona su cabello para los niños con esta condición.

“No pensé jamás que por mi aspecto pudiera ser víctima de brutalidad policial, si eso fue lo que impulsó a los uniformados a agredirme”, sostuvo.

El hecho ocurrió cuando los dos hombres salían de la discoteca Coco Bongo en Elizabeth -alrededor de las 3:00 a.m.- de celebrar el cumpleaños de ambos.

“Buscábamos el automóvil, pasamos por al lado de un carro policial, nos devolvimos porque nos dimos cuenta que estaba en otra cuadra, cuando de pronto un uniformado salió del vehículo y sin mediar palabra me lanzó un golpe en la frente que me dejó atontado”, relató Enríquez.

De acuerdo al hombre, luego del primer golpe, entre dos uniformados lo esposaron, lo tiraron al piso y siguieron golpeándolo con la rodilla y a patadas.

“Me estaba asfixiando con mi propia sangre y no me permitían defenderme. En ningún momento me pidieron identificación”, dijo Enríquez que vive en East Windsor y maneja un camión.

Mientras Enríquez era golpeado, Segarra sacó su celular y empezó a tomar fotos de lo ocurrido. En ese momento “se me vino otro uniformado que me agarró el teléfono y me borró todas las fotos, inclusive las personales”.

Segarra, al ver que a su amigo se lo llevaban, decidió tomar un taxi no sin antes gritarle al grupo de policías que no quedaría impune.

“Uno de los uniformados se abalanzó sobre mí y me agarró por el cuello, tirándome la cabeza contra el taxi y me esposó”, recuerda Segarra.

Antes de entrar a la cárcel, Segarra señaló que “el mismo policía que me arrestó, me colocó una pistola en la nuca y me gritó: ‘no me importaría si tengo que matar a un hijo de p… hispano’”.

Enríquez fue trasladado al hospital Overview, donde fue tratado por fractura en la nariz, además de heridas en la espalda, cuello y rodilla. Luego fue trasladado a la cárcel municipal.

Una vez detenidos -en horas de la mañana del viernes- y aún sin haberles pedido documentos, uno por uno fue llevado ante un agente de Inmigración (ICE) que, tras comprobar que los dos eran ciudadanos -Enríquez por nacimiento y Segarra por naturalización- fueron nuevamente llevados a su celda.

Enríquez fue dejado en libertad tras pagar una fianza de $500 y acusado por cargos de asalto simple mientras que Segarra enfrenta cargos por conducta desordenada y resistirse al arresto.

La citación indica que los hombres deberán presentarse el próximo 4 de septiembre en la corte.

“No queremos que esta injusticia se quede así”, dijo Enríquez, que nació en Los Ángeles, de madre mexicana y padre guatemalteco.

Segarra, nacido en Ecuador y propietario de un deli en East Windsor, subrayó que “tengo la esperanza que la golpiza a mi amigo haya quedado grabada en la cámara de video de la patrulla”.

Respecto a la denuncia de los dos hombres, no hubo respuesta oficial del Departamento de Policía de Elizabeth.