Sentencian a 40 años de cárcel a descuartizador de Brooklyn

Levi Aron es culpable por el secuestro y muerte de un niño judío.

Sentencian a 40 años de cárcel a descuartizador de Brooklyn
Levi Aron confesó haber matado y descuartizado a un niño de ocho años de edad en un caso que estremeció a la comunidad judía ortodoxa de Nueva York.
Foto: AP

NUEVA YORK.- Levi Aron deberá cumplir entre cuarenta años de cárcel y cadena perpetua por el secuestro, muerte y descuartizamiento del niño Leiby Kletzky, en uno de los casos que más ha horrorizado y estremecido a la hermética comunidad judía ortodoxa de esta ciudad.

El juez Neil Firetog, de la Corte Suprema de Brooklyn, sentenció a Aron, como parte del acuerdo que le llevó a declararse culpable el pasado 9 de agosto por la muerte del niño.

Aron, de 36 años y también judío ortodoxo, raptó al niño en la calle en Borough Park, un importante asentamiento de la comunidad judía ortodoxa, cuando el menor de ocho años regresaba a casa solo por primera vez, después de haber pasado el día en un campamento religioso.

El menor, que se extravió mientras trataba de encontrar el lugar donde había quedado con su madre, pidió ayuda a Aron, quien lo llevó a una boda fuera de la ciudad y después a su casa, donde pasó la noche.

Al día siguiente, cuando Aron vio carteles en que se denunciaba la desaparición del pequeño, sintió “pánico”, y lo drogó con múltiples medicamentos, para después asfixiarlo y descuartizarlo, según establecieron las autoridades.

Parte de sus restos fueron encontrados por la Policía en la nevera del apartamento de Aron dos días después de haber desaparecido, junto a varios cuchillos ensangrentados.

Horas más tarde, investigadores localizaron en un contenedor de basura del barrio de Sunset Park, a unos cuatro kilómetros de la vivienda del asesino confeso, una maleta con restos humanos envueltos en bolsas de plástico que también correspondían al pequeño.

Aron, empleado de una ferretería, llevaba ayer una barba poblada, un yamaka negro y un traje de prisión anaranjado. El descuartizador mantuvo la cabeza baja y sus ojos cerrados durante casi toda la audiencia.

Sus abogados dijeron que Aron sufrió una herida en la cabeza cuando era niño que nunca fue tratada. “Como niño y joven, él debería haber sido tratado por su enfermedad mental”, dijo el abogado Howard Greenberg. Fuera de la corte, sus defensores indicaron que Aron estaba apenado, pero una disculpa pública hubiera sonado a falsa. “Está arrepentido y deseó no haberlo hecho”, dijo el abogado Pierre Bazile.

Aron admitió que raptó y mató al pequeño de ocho años de edad luego que el menor se acercara a él en una calle de Brooklyn y le pidiera direcciones el 11 de julio de 2011. El niño era hasídico, una versión ultra-ortodoxa del Judaísmo. El crimen estremeció a la comunidad de Borough Park, un vecindario seguro y aislado que alberga a una de las más grandes poblaciones judías ortodoxas fuera de Israel. Aron, quien vive cerca, es ortodoxo pero no hasídico.

A pesar de las muestras de apoyo para la familia, había ayer poca gente en la corte. La familia de Aron no asistió a la sentencia, tampoco la familia de Leiby. Un fiscal leyó una declaración del padre del menor, Nachman Kletzky, que decía: “Dios no abandonó a nuestro hijo, ni a nuestra familia, por un segundo”.

“No hay modo de entender el dolor al perder un hijo”, escribió. “Esther y yo enfrentamos esta indescriptible tragedia el año pasado cuando nuestro pequeño nos fue arrebatado despiadadamente… no pasa un día que no pensemos en Leiby, pero hoy día cerramos la puerta en este aspecto único de nuestra tragedia y buscamos recordar sólo los dones que Dios nos ha concedido”.