Cautela en torno a detenidos

Managua/EFE – El jefe del Ejército de Nicaragua, el general Julio César Avilés, pidió ayer esperar a que concluyan las investigaciones para determinar si los 18 mexicanos acusados en este país por lavado de dinero y crimen organizado son o no empleados de la cadena Televisa.

“Es mejor esperar lo que determinen las investigaciones para tener plena certeza en señalar si o no pertenecen a esa empresa” televisiva, dijo en rueda de prensa el jefe militar nicaragüense, donde dio a conocer detalles sobre el acto central de celebración del 33 aniversario de esa institución.

Avilés, jefe de la Dirección de Inteligencia y Contrainteligencia de 1998 a 2005, indicó que “sería irresponsable de nuestra parte señalar si o no este personal pertenece a una empresa determinada”, sin haber concluido aún las investigaciones.

El Grupo Televisa aseguró esta semana en un comunicado que ninguno de los 18 acusados de lavado de dinero y crimen organizado en Nicaragua que se hacían pasar por periodistas “ha trabajado” en la empresa y también se desligó de los vehículos que les fueron confiscados.

Esa cadena televisiva afirmó que ya realizó “un deslinde formal” ante la Fiscalía de México de la supuesta filiación con Televisa de los detenidos y que ese documento ya está en trámite para que “sea conocido por las autoridades nicaragüenses”.

Los 18 mexicanos fueron detenidos el pasado 20 de agosto en Nicaragua con 9,2 millones de dólares y rastros de cocaína en los billetes en un puesto de seguridad cerca de la frontera con Honduras, cuando se hacían pasar por periodistas de Televisa.

El general Avilés explicó, no obstante, que hay una investigación abierta a cargo de la Policía Nacional y en la que participan la Fiscalía y los aparatos de inteligencia militar, en coordinación con autoridades mexicanas y centroamericanas.

Por tanto, insistió en que lo mejor es esperar a que concluyan esas investigaciones para confirmar o rechazar si esas 18 personas son o no trabajadores de la cadena televisiva.