El temor ante la partida de nuestros hijos

Esta semana enviaré a mi hijo a estudiar en el extranjero. Muchos de sus compañeros de Middlebury College salen de viaje a diferentes partes del mundo para aprender. Van a Madrid, Roma, París, Copenhagen, Bélgica, Camerún y muchos otros lugares maravillosos y emocionantes.

Eso es lo que deberían estar haciendo ahora: explorando el mundo, aprendiendo, ampliando sus horizontes y creciendo como resultado de estas experiencias. Entonces ¿por qué quiero perder su pasaporte, encerrarlo en su habitación, bloquear cada frontera, y nunca dejarlo fuera de mi vista?

Tal vez es debido a películas como “Tomada” donde la hija de un hombre tipo James Bond es secuestrada mientras ella está en el extranjero. El pelea con más de 400 millones de hombres malos para salvarla. Yo no soy James Bond. Incluso lo más grande que puedo matar es una cucaracha.

O tal vez mi ansiedad viene de programas en la televisión como “Missing”, donde la bella Ashley Judd es la protagonista. Otra vez secuestran su hijo mientras él está en el extranjero. Pero ella es realmente un agente de la CIA, quien sabe hacer todo tipo de cosas espionaje y tiene contactos por todo el mundo que la ayudan. No soy agente de la CIA.

No tengo amigos alrededor del mundo. Si los tuviera ya hubiera inventado todo tipo de excusas para ir a visitarlos. Pero no los tengo.

Y mi hijo me deja para cruzar el Océano Atlántico. Yo pensé que fue dificil dejarlo ir lejos para la universidad, pero por lo menos la distancia no era tan grande. Todavía yo podía conducir el auto para verlo si se enfermaba, o estaba herido, triste, o por cualquier otra razón que se me ocurría.

Ahora, él estará en un país ajeno, en el otro lado del mundo, donde cualquier cosa puede sucederle y yo no podré correr a su lado.

Oh. Tal vez ese es el punto.

Quizás le toca aprender la lección que sus padres no estarán a su lado para siempre. Quizás ahora es cuando le toca refinar las lecciones que le hemos enseñado su padre y yo. Quizás ahora es que le toca continuar su crecimiento, cambiando, y madurando.

Sé que esta experiencia le será de beneficio, sólo quisiera que mi corazón también lo supiera.

Si usted tiene cualquier pregunta, escríbame a

askdrvasthi@ambercharter.org