Calderón busca seguridad familiar

Presidente mexicano lanza duras críticas al consumo de drogas en Estados Unidos

El presidente mexicano, Felipe Calderón, durante su intervención en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).
El presidente mexicano, Felipe Calderón, durante su intervención en la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).
Foto: Notimex

México/Notimex – El presidente Felipe Calderón Hinojosa sostuvo que su prioridad no es acabar con las drogas, sino crear las condiciones de seguridad para las familias, pues el problema de narcotráfico en México es que “Estados Unidos es el principal consumidor de drogas en el mundo”.

En entrevista exclusiva con la cadena RT, en el marco de su participación en el Foro APEC, que se realiza en Vladivostok, Rusia, el mandatario dijo que “eso ha traído una consecuencia fatídica a México y a otras naciones. Si Estados Unidos consumiera mucho menos drogas nosotros tendríamos muchos menos problemas”.

Señaló que el término de “guerra contra narcotráfico” no le gusta, “porque mi principal objetivo no es en las drogas. Yo lo que quiero para México es un Estado de derecho, un lugar donde se cumpla la ley, donde se haga cumplir y donde las familias estén seguras”.

Calderón Hinojosa destacó el proceso de fortalecimiento en las instituciones públicas, con la creación de nuevas policías sometidas a controles de confianza, mejor entrenadas, “eso le va dando una gran fortaleza institucional a México”.

Reconoció que el problema de violencia obedece al control territorial de las bandas criminales, pues ahora no sólo exportan a Estados Unidos, sino que buscan colocar su mercancía en Latinoamérica y eso los lleva “a una lucha por controles territoriales”, lo que genera más violencia.

No obstante, subrayó que de 2011 al presente año “hemos visto una tasa muy importante de reducción de violencia y homicidio, pero hace falta mucho por hacer”.

En otro tema, el presidente Felipe Calderón calificó de “complicadas y en ocasiones tensas” las relaciones entre México y Estados Unidos; sin embargo, afirmó que esta complejidad siempre ha existido entre ambos países.

En ese sentido, citó una frase del ex presidente Porfirio Díaz: ¡Pobre México! ¡Tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos!. Mencionó que esa cercanía ha traído una gran complejidad de problemas, pero también “beneficios muy claros” a México”.