Policía dice Sendero Luminoso vive

Lima/EFE – Perú combatió a Sendero Luminoso con una estrategia militar y olvidó enfrentar esta organización en el campo de la política, donde se mantiene “muy activa” tras haber abandonado la lucha armada, advirtió el general de la Policía Nacional del Perú (PNP), Guillermo Bonilla.

Este comandante fue integrante del operativo policial que capturó a gran parte del comité central de Sendero Luminoso, entre ellos a su líder Abimael Guzmán.

De ello habló en una mesa redonda titulada “A 20 años de la captura del siglo. La herencia de Abimael Guzmán”, organizada por el vigésimo aniversario de su detención, que se cumple el 12 de septiembre.

También participaron el fundador del Instituto de Defensa Legal (IDL), Ernesto de la Jara, el politólogo Carlos Tapia, la antropóloga María Eugenia Ulfe, y el director de investigación del diario La República, Edmundo Cruz.

En este encuentro organizado por IDL y el diario La República se debatió la vigencia y al apoyo actual al “pensamiento Gonzalo”, que ideó Abimael Guzmán basado en el marxismo-leninismo-maoísmo para crear una revolución popular en Perú a partir de la lucha armada al Estado.

Guzmán fue capturado el 12 de septiembre de 1992 en una casa de Lima y fue condenado a cadena perpetua por liderar la organización cuyo objetivo de instaurar el maoísmo en Perú originó un conflicto interno en el que murieron casi 70,000 personas, según la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR).

Desde la prisión Guzmán llegó a un acuerdo de paz para abandonar la lucha armada, lo que no aceptaron cabecillas de su organización que hoy siguen armados, pero Bonilla explicó que la actividad política “siempre se ha mantenido activa para la captación de masas”.

Así explicó la aparición en los últimos años de sectores próximos a Sendero Luminoso que defienden la amnistía para los condenados de ambos bandos durante el conflicto, como el Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), que pretende integrarse en la vida política del país.