Admiten declaraciones de acusado por asesinato

Admiten declaraciones de acusado por asesinato
Norma y Dante Paiva, padres de la víctima, Darío Paiva, asesinado en 2010.
Foto: CANDIDA PORTUGUES / EDLP

QUEENS – Las declaraciones a la Policía del hombre que presuntamente apuñaló mortalmente a otro en la plataforma del subway y las identificaciones de los testigos irán a juicio.

La decisión fue comunicada ayer por el juez Gregory Lasak tras una audiencia en la que el abogado del acusado buscaba que se descartaran.

Según la acusación, Benjamín Moreira, 21, junto a otros tres hombres y dos mujeres -de los cuales él es el único procesado- agredieron el 30 julio de 2010 a Christian Paiva, 19, cuando salía de rentar un video pasadas las 11 p.m.

Paiva, que residía en los dormitorios universitarios, pasaba los fines de semana con su familia en Queens y estaba al teléfono con su madre. “Yo le dije, cuando tu vayas (a la tienda) sigue en el teléfono conmigo, llámalo presentimiento de madre”, relató ayer con voz pausada Norma quien junto a su esposo Dante Paiva acudió una vez más a la corte buscando justicia.

Cuando salió estaban estos hombres y mujeres, trató de esquivarles y uno de ellos se puso como una cadena en la mano y con eso le pegó, sin ningún motivo, sin ninguna pregunta, cuenta Norma. En su escalofriante relato recuerda que estaba con él al teléfono cuando le oyó gritar. “Me desesperé y levanté al otro hijo mío, Dario (27 años), que estaba durmiendo y le dije que estaban pegando a su hermano en la tienda de video. Llamé a la tienda y les pedí que mirasen qué le pasaba a Christian y me dijeron ‘Norma llama al 911’. Tras hacerlo salí corriendo y cuando llegué a mi hijo mayor le había apuñalado la ganga”.

Darío logró alcanzar al grupo en la plataforma del tren J en la estación de la calle 85, siendo apuñalado en la garganta, sin que nada pudiera hacerse por salvarle la vida.

“Como persona era ¡una belleza!, siempre empujando a los amigos para que estudiaran, para que trabajaran. Muchos de ellos han terminado sus estudios ahora, van a verle al cementerio le llevan flores y siempre aparecen en el aniversario. Darío quería ser abogado”, dice la madre. Norma es puertorriqueña y trabajadora social en la ciudad. Dante es peruano, fue marino mercante, trabaja en el mantenimiento de edificios y, según Norma, todos los días visita a su hijo en el cementerio.