Terry y Ferdinand cara a cara

LONDRES – Dos meses después de carearse en los tribunales, John Terry y Anton Ferdinand deberán verse de nuevo en el campo de fútbol: Chelsea, el líder de la Liga Premier inglesa , visitará a Queens Park Rangers en el partido estelar del fin de semana.

En un caso que puso de relieve el lenguaje soez que se utiliza en el fútbol, Terry fue absuelto de agredir racialmente a Ferdinand en un partido de la temporada pasada entre los clubes del oeste de Londres.

Terry, defensor del Chelsea y de Inglaterra, está a la espera del resultado de una acusación de la FA relacionada con el mismo caso y todos los ojos estarán puestos en el tradicional apretón de manos previo al partido entre ambos equipos. Ese gesto fue eliminado en dos ocasiones la temporada pasada por consejo legal.

La Liga Premier tiene ahora la intención de reanudar el ritual que antecede al partido, aunque sigue siendo muy probable que Ferdinand desaire a Terry y al defensa del Chelsea Ashley Cole, quien prestó declaración en nombre de Terry en los tribunales.

Eso haría revivir los recuerdos de cuando Luis Suárez evitó estrechar manos con Patrice Evra en el partido de la liga de la temporada pasada entre el Liverpool y Manchester United en Old Trafford, tras una serie de agresiones raciales entre los jugadores.

Se ha informado ampliamente que el QPR y el Chelsea han conversado sobre cómo manejar la rutina del apretón de manos, antes de que el Chelsea intente ganar su cuarto partido consecutivo en el inicio de la temporada.

Al QPR, que considera a su vecino como su rival más grande, no le gustaría nada más que acabar con la racha perfecta del Chelsea, después de haber vencido 1-0 a los campeones de Europa en octubre.

“Este es (el partido) en el que realmente que todo el mundo quiere estar involucrado”, dijo el delantero del QPR Jamie Mackie, cuyo equipo está penúltimo en la tabla de posiciones con apenas un punto en tres partidos.

“Como jugadores, disfrutas juegos como este y sé que los fanáticos estarán sintiendo exactamente lo mismo”, agregó Mackie.