Admiten macabra confesión del modelo asesino

Juez admite confesión de modelo brasileño acusado de matar a periodista gay

Admiten macabra confesión del modelo asesino
El testimonio de Renato Seabra, en esta foto de archivo, formará parte de las pruebas que presente la fiscalía en su contra.
Foto: AP Archivo

Nueva York – Las declaraciones a la policía del modelo portugués que mató a su amante en un hotel neoyorquino fueron finalmente admitidas ayer por el juez Michael Obus.

Tras una rápida audiencia en la que testificaron dos de los detectives del caso que interrogaron a Renato Seabra en el Hospital Bellevue al día siguiente del crimen, el juez admitió las declaraciones y fijó para el miércoles el inicio de la selección del jurado.

Seabra, que cumplió el lunes 22 años y apareció visiblemente enflaquecido, está acusado de asesinar a su compañero el periodista portugués Carlos Castro, 65 años, al que supuestamente mató y castró el 7 enero 2011 en el Hotel Intercontinental donde se alojaban para ver obras de Broadway y pasar la Nochevieja en Times Square.

A través de los testimonios de los Detectives Tirreilli y De Almeida -a preguntas de la fiscal Maxine Rosental y de Touger- estos declararon que entrevistaron a Seabra al día siguiente del crimen en la Unidad Psiquiátrica del Hospital Bellevue, donde se encontraba ingresado. Tirreilli indicó que recibieron autorización para entrevistarle, que no estaba sedado ni había tomado medicinas y que “sus respuestas eran elaboradas”. Seabra se mostró colaborador y contento de hablar en portugués con De Almeida quien además está certificado como traductor por su Departamento.

En el testimonio admitido ayer, Seabra les relató como durante la estancia en el hotel discutió con Castro para volver a Portugal y empezó a tener segundas ideas sobre su homosexualidad. En un momento de la discusión le agarró por la espalda tirándole al suelo. Castro perdió el conocimiento y él comenzó a apuñalarle. “Estaba furioso”, les comentó. Cuando la víctima recuperó la consciencia luchó por defenderse y respirar pero él le cortó los testículos “porque eran endemoniados y sin ellos el mundo estaría mejor”.

“Toda esta lucha duró una hora o más pero no está seguro debido a su furia”, declaró Tirreilli. Después de ello se duchó se cambió de ropa y salió encontrándose con una amiga de Castro que preocupada por este había venido a verle al hotel. Seabra se fue a caminar y estuvo hablando con la gente que se encontraba por la calle diciéndoles que el mundo era ahora un lugar mejor, hasta que finalmente acabó en el hospital.

Seabra era famoso en Portugal por ser parte del equipo de baloncesto de la Universidad de Coimbra, que ganó el campeonato nacional y por su participación en el programa televisivo “En busca de un sueño”, gracias al cual inició su carrera como modelo.

Castro era un popular periodista con 35 años de trabajo en la pequeña pantalla donde realizaba programas de chismes y era un conocido activista gay.

En la sala estaba presente la madre de Seabra, Odlia Pereirinha, que tras la audiencia eludió a los medios y no hizo declaraciones como tampoco el abogado defensor David Touger.