Ataque a embajada fue por venganza

Al Qaeda confirma terrorismo en Bengasi por muerte de número 2
Ataque a embajada fue por venganza
Manifestantes cachemiros protestan en contra de Estados Unidos.
Foto: AP

El Cairo/EFE – La red Al Qaeda en la Península Arábiga aseguró ayer que el ataque contra el consulado de Bengasi, en el que murió el embajador estadounidense en Libia, Christopher Stevens, fue en venganza por el asesinato de su “número dos”, Abu Yehia al Libi.

El grupo terrorista señaló que la muerte de Al Libi -asesinado en junio pasado en una ofensiva estadounidense en Pakistán- es “el fuego que ha quemado a los enemigos de la nación musulmana”, en un comunicado difundido en una página utilizada habitualmente por los islamistas.

“Aquí está el combatiente pueblo libio, al que el asesinato del jeque Abu Yehia (de nacionalidad libia) ha aumentado su entusiasmo e insistencia en vengarse de quienes se burlan de nuestra religión y ofenden a nuestro profeta”, dijo la nota.

El pasado martes, Stevens y otros tres empleados de la legación estadounidense murieron en un ataque armado contra el consulado en Bengasi, durante las protestas por el vídeo sobre el profeta Mahoma considerado blasfemo por los musulmanes. Esta cinta, supuestamente producida en EEUU y cuya autoría aún suscita dudas, ha generado una ola de disturbios en muchos países de mayoría musulmana, especialmente en Túnez, Yemen, Egipto y Sudán, donde la turba ha atacado las embajadas estadounidenses. Al Qaeda en la Península Arábiga, que tiene su base en Yemen, recordó en su texto que sus seguidores irrumpieron en el consulado estadounidense en Bengasi y mataron a su embajador, y que las protestas estallaron también en otros países.

“La rebelión de nuestra gente de Libia, Egipto y Yemen contra las embajadas estadounidenses aporta pruebas suficientes para que EEUU sepa que su guerra no es contra grupos”, afirmó Al Qaeda, que en ningún momento apunta que sus “muyahidin” (guerreros santos) estén detrás de los ataques.

Según la red terrorista, “la guerra de EEUU es contra la nación musulmana, que se rebeló contra las injusticias y ha roto las ataduras de la humillación”.

“Los grandes sacrificios aumentan la perseverancia del pueblo musulmán en continuar su guerra santa para liberar todos sus santuarios de la profanación de los ocupantes cruzados”, advirtió.