Hispanos serán claves en Iowa

WEST LIBERTY, Iowa/AP – Cuatro años atrás, José Zacarías le ofreció su casa a trabajadores de la campaña de Barack Obama durante dos semanas antes de las asambleas partidarias de Iowa. Gran admirador del candidato demócrata a la presidencia, no podía hacer menos.

En el tiempo que ha transcurrido desde entonces, Zacarías se hizo ciudadano estadounidense, fue elegido al concejo municipal de su ciudad y ha ido golpeando de puerta en puerta tratando de persuadir a sus vecinos de que voten por Obama, en un reflejo de la creciente influencia política de la comunidad hispana en este estado.

“El voto hispano puede ser decisivo en las próximas elecciones, al menos aquí en Iowa”, declaró Zacarías, un mexicano que se radicó en West Liberty en 1984. “Hay mucho entusiasmo”.

Iowa no es el único estado en el que el voto hispano puede ser determinante. Virginia, Carolina del Norte y Ohio son otros estados en los que no hay tantos hispanos como en Nevada, Colorado o la Florida, pero donde se perfilan votaciones reñidas en las que esa comunidad puede inclinar la balanza.

Iowa ha registrado un gran crecimiento en su población y tiene muchos votantes nuevos. Se espera que la asistencia a las urnas aumente en las elecciones de noviembre y se le está prestando mucha atención a un bloque del electorado que pasa inadvertido en otros estados. Nadie puede decir cuántos hispanos votarán, pero la Liga de Ciudadanos Latinos Unidos (LULAC), espera que haya al menos 50,000, comparado con los 35,000 del 2008.

La cifra no es grande, pero podría resultar clave si la elección es reñida, como anticipan algunas encuestas recientes, y si el presidente Obama se lleva dos de cada tres votos de esa comunidad, como hizo en el 2008.

La población hispana de Iowa aumentó un 84% entre el 2000 y el 2010, hasta llegar a 151,000 personas, el 5% de la población total del estado. La historia se repite en otros estados donde no hay un partido hegemónico. Esta población aumentó un 8% en Carolina del Norte y Virginia. Y los latinos son el 3,1% de la población de Ohio, pero registraron un incremento del 63% desde el 2000.

Los hispanos no harán sentir todo su peso ya que menos de la mitad están habilitados para votar, por ser muy jóvenes o no son ciudadanos.