Pacquiao-Márquez van por el nocaut

Pacquiao-Márquez van por el nocaut
Manny Pacquiao (izq.) y Juan Manuel Márquez iniciaron ayer la promoción del cuarto combate entre ambos el 8 de diciembre.
Foto: ap

BEVERLY HILLS, California/AP – Manny Pacquiao se puso a escribir sobre un pedazo de papel anoche mientras los promotores afanosamente trataban de darle bombo a su cuarta pelea con Juan Manuel Márquez en el salón de un lujoso hotel.

Pacquiao le mostró el papel a su entrenador, Freddie Roach.

“Lo que escribió fue: ‘Necesito un nocaut'”, dijo un entusiasta Roach.

Tres vibrantes combates en los últimos ocho años no sirvieron para zanjar la rivalidad entre Pacquiao y Márquez, así que se preparan para subir al tinglado por cuarta vez. La cita será el 8 de diciembre en el MGM Grand Garden de Las Vegas.

Y esta vez, los dos saldrán en busca del único desenlace sin apelación para una pelea: un nocaut.

“Quiero borrar las dudas de las tres peleas anteriores”, dijo Pacquiao. “Hay mucha gente que se pregunta si yo las gané. Me digo a mi mismo: ‘Algo está mal, tengo que volver a hacerlo’. Esta vez, me entrenaré más fuerte para que esta pelea sea histórica. Quiero que sea corta. Lo voy a noquear”.

Pacquiao y Márquez empataron en 2004, mientras que Pacquiao se impuso por decisión dividida en 2008 y luego por fallo mayoritario el año pasado.

Los combates registraron derribos, cambios repentinos de dominio y contrastes fascinantes en técnica. Pero el mexicano Márquez y muchos aficionados aún creen que él ganó las tres peleas, mientras que Pacquiao dice que el ganó con claridad las dos últimas.

“Ha sido increíble”, dijo Todd duBoef, promotor de Top Rank. “La gente me pregunta si va a ser difícil vender un cuarto combate. ¿Miraron los 36 primeros asaltos? No hubo nada aburrido”, señaló.

Con una combinación de asuntos sin terminar y una remuneración financiera sin igual, Pacquiao y Márquez tenían bastante incentivo para enfrentarse de nuevo. Han peleado en las 125, 130 y 144 libras, y su cuarta pelea será en peso welter a 147 libras.

Pacquiao (54-4-2, 38 nocauts) llega después de su primera derrota desde 2005, una decisión muy cuestionada ante Timothy Bradley. Dice que vuelve a su feroz e implacable estilo de pelea que lo hizo campeón en ocho divisiones. Pacquiao no ha noqueado a un adversario en más de tres años, una sequía inconcebible para un golpeador implacable.

Márquez (54-6-1, 39 nocauts) ha puesto a prueba a Pacquiao más que ningún otro contrincante, con habilidades de contragolpe y un amplio conocimiento que puede neutralizar muchas de las fortalezas de Pacquiao.