Taxista hispano denuncia que fue multado por cumplir la ley

El taxista 'livery' Pedro Cantalicio dice que se negó a recoger a un pasajero en la calle, y era un agente del TLC
Taxista hispano denuncia que fue multado por cumplir la ley
El trabajador del volante, Pedro Cantalicio, señala que fue llevado esposado al cuartel 17 de donde salió con este ramillete de multas.
Foto: José Acosta / EDLP

Nueva York – Por negarse a violar la ley de recoger pasajeros en la calle, el taxista sin medallón Pedro Cantalicio extrañamente recibió tres multas y una citación a la Corte Criminal.

Todo sucedió el pasado 13 de septiembre, cuando Cantalicio, de 45 años, recibió una orden de trabajo de su base de taxis, First Class, a través de un mensaje de texto telefónico, para que recogiera a un cliente en el hotel Marriott.

“Yo me estacioné en la avenida Lexington, entre las calles 48 y 49, en Manhattan, y un caballero vestido de civil salió del hotel, entró en mi taxi, y me pidió que lo llevara a la 42 y Lexington”, dijo Cantalicio. “Yo le expliqué que no lo podía llevar, que estaba esperando un cliente que había llamado a mi base”, indicó.

Cuando el hombre de civil insistió en que lo llevara, Cantalicio dijo que procedió a enseñarle la orden de trabajo de su base.

“Ni quiso ver la orden, y cuando llamé a la base para que le explicaran, él se incomodó”, dijo Cantalicio.

El hombre sacó una placa, se identificó como agente de la Policía de la Comisión de Taxis y Limosina, TLC, y le pidió al taxista la licencia de conducir, algo que le extraño a Cantalicio porque por ley los taxistas tienen que llevar la licencia en un exhibidor colocado detrás del asiento de conductor.

“Yo sentí que me estaba violando mis derechos civiles, y le pregunté la razón por la cual quería mis papeles si yo no había cometido ninguna violación”, dijo Canlaticio. “El agente encubierto se enojó, llamó a un policía uniformado, y yo me puse a su disposición”, agregó.

Cantalicio fue esposado y trasladado al Cuartel 17. Luego de cuatro horas fue puesto en libertad, con tres multas y una citación a la Corte Criminal.

La explicación que el agente encubierto ofreció es que Cantalicio se negó a llevarlo a su destino. En la multa se lee: “Cuando el taxista estaba de número uno en la línea de taxis de la avenida Lexington, entre las calles 48 y 49, él se negó a llevarme a mi destino, y no quiso mostrarme su licencia de conducir, su registración y su seguro. Yo me identifiqué como agente de la Policía”.

El agente aparece identificado como Harold Saiyr. “Yo tenía todo en regla y lo único que hice fue cumplir con la ley de no recoger pasajeros en la calle”, dijo Cantalicio, quien comparecerá ante un juez de TLC el próximo 2 de octubre.

El de Cantalicio no es un caso aislado. Cira Angeles, portavoz de la Livery Base Owners, dijo que ya han recibido unas 20 quejas de taxistas livery por casos semejantes al de Cantalicio, y todos en el área de la calle 110 para abajo, en Manhattan.

“Se trata de agentes de TLC que también trabajan para la Policía, y creemos que esta situación de hostigamiento va a perjudicar tanto a nuestros choferes como a nuestros clientes”, sostuvo.

Damián Rodríguez, director ejecutivo de la Livery Base Owners, dijo que los taxistas entienden que TLC tiene cero tolerancia con los choferes que recogen en la calle, de la 96 hacia abajo, “pero el problema es que estos agentes no se paran en la calle a levantar la mano, ellos aprovechan que el taxista esté parado en una luz del semáforo, se le meten en el vehículo y los multan”.

“La de Cantalicio no era un simple llamada, era una reservación con recibo de una cuenta de nosotros, y aún así lo multaron”, se quejó Rodríguez. Las multas son de unos $350, y con tres de éstas les revocan la licencia.

Seth Melnick, portavoz de TLC, dijo que todavía las multas contra el taxista Pedro Cantalicio no están en el sistema, y que están investigando el caso.