Siembran habichuelas en plena acera del Alto Manhattan

Trabajadores de un supermercado en Washington Heights convirtieron el espacio de tierra de la acera en un pequeño huerto
Siembran habichuelas en plena acera del Alto Manhattan
Ariel Acevedo, uno de los trabajadores del supermercado Andy, que sembró de todo, 'hasta una mata de uva', entre la calle 190 y avenida St. Nicholas.
Foto: JOSE ACOSTA / EDLP

NUEVA YORK – Los trabajadores de un supermercado del Alto Manhattan convirtieron el espacio de tierra de la acera en un pequeño conuco o huerto sem brado de habichuela, maíz, berenjena, etc., una idea curiosa que ha llamado la aten ción de los moradores de Washington Heights.

Ariel Acevedo, de 52 años, reveló que la idea surgió hace tres años, cuando el árbol que había plantado la Ciudad en la acera se secó, y los trabajadores del supermercado Andy, localizado en la calle 190 y St. Nicholas, decidieron preparar el terreno con abono y hacer un sembradío.

“Los que más se detienen a contemplar el conuquito son los niños y los blancos que, al parecer, no han visitado plantaciones agrícolas, y lo que más los asombra es el maíz, cuando echa la mazorca”, dijo Acevedo.

“Desde que entra la primavera preparamos la tierra, y lo sembramos de habichuela, ajíes, girasoles, y hasta tenemos una mata de uva”, agregó.

José Ureña, de 63 años, otro de los trabajadores del supermercado que participa en el proyecto, dijo que el propósito del conuco es embellecer la calle de una forma diferente.

“La gente del barrio está encantada”, dijo Ureña. “Muchos se paran y se quedan mirando el sembradío con curiosidad, como si nunca hubieran visto crecer las matas de habichuela o de maíz que ellos ponen en la mesa en las comidas”, expresó Ureña.

El pequeño conuco ocupa dos de los rectángulos de tierra de la acera, entre el borde de la avenida y el paso de peatones, y los trabajadores lo tienen cercado con mallas para protegerlo de las pisadas.

Joaquín Pérez, de 35 años, uno de los residentes del área, dijo que a no ser en los jardines comunitarios, en pleno centro de la ciudad de Nueva York es difícil ver este tipo de plantaciones, y es por ello que llama tanto la atención.

“Mi hijo Andrés, de cinco años, siempre me trae aquí y me pregunta por el nombre de las plantas, y he visto que otros niños hacen lo mismo cuando salen de la escuela y pasan por aquí”, dijo Pérez.

Los trabajadores del supermercado dijeron que durante el año recogen dos cosechas de habichuela y una de maíz, pero la mayor cosecha es la curiosidad de sus vecinos.