Concierto por la paz en Guatemala

Concierto por la paz en Guatemala
El presidente Otto Pérez Molina (i), y la vicepresidenta, Roxana Baldetti (d), aplauden al músico colombiano César López (c), quien sostiene una "Escopetarra", combinación de una escopeta y guitarra, durante el concierto.
Foto: Saúl Martínez / EFE

Guatemala/EFE – Miles de jóvenes y adultos participaron ayer en un masivo concierto en favor de la paz y contra la violencia en el estadio Mateo Flores, de la capital guatemalteca, organizado por el Gobierno del presidente Otto Pérez Molina.

Artistas de varios países, invitados por el Gobierno, se unieron al concierto “Voces por la paz”, con el que se busca sensibilizar a la población acerca de la criminalidad.

“Dale a la música y no a la violencia”, escribió en su cuenta de twitter la vicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, desde el palco presidencial del estadio nacional.

El ministro de Gobernación (Interior), Mauricio López, fue uno de los primeros funcionarios públicos en llegar al coloso deportivo, al que grandes grupos de jóvenes y adultos asistieron vestidos de blanco desde primeras horas de ayer.

La actividad musical, que duró varias horas, según López, estuvo enfocada sobre todo a los jóvenes, que son las principales víctimas de la violencia en este país centroamericano.

Según cifras oficiales, de los más de 6,000 homicidios que se registran cada año en Guatemala, un 53% son contra jóvenes de entre 12 y 29 años.

El presidente Pérez Molina también llegó al concierto para participar en una destrucción simbólica de armas de fuego incautadas por las fuerzas de seguridad.

Según las autoridades guatemaltecas, el concierto forma parte del cumplimiento del Pacto por la Paz, Seguridad y Justicia de la Administración de Pérez Molina, que busca reducir en un 20% la violencia en el país durante su Gobierno de cuatro años.

El sábado, Pérez Molina instaló en un barrio marginal del norte de la capital, una fuerza de tarea con la que busca reducir la criminalidad en colonias de alto riesgo donde pululan las pandillas juveniles.

Según el mandatario, se asignaron más de 1,300 agentes de seguridad para proteger a la ciudadanía en la zona 18 de la ciudad, que tiene altos índices de homicidios.