Natalia Vega: enseña tesoros artísticos de Nueva York

Natalia Vega: enseña tesoros artísticos de Nueva York
Natalia Vega, historiadora de arte colombiana quien llegó a ser curadora del Museo Nacional de Colombia.
Foto: Cortesia

Manhattan – Natalia Vega recorre el Museo Metropolitano de Nueva York (MET) casi con los ojos cerrados. La historiadora de arte colombiana es una gran aliada para descubrir los tesoros de una de las principales colecciones de arte del mundo.

En el histórico recinto de la Quinta avenida, laboró por 15 años como instructora del Departamento de Educación y ahora como educadora y conferencista a destajo.

Esta vecina de Roosevelt Island y feliz madre de una adolescente de 15 años nació en Manhattan, pero creció en la nación de sus padres.

Allí llegó a ser curadora del Museo Nacional de Colombia y fue autora del capítulo sobre arte colombiano para la enciclopedia “The Dictionary of Art”. Hasta hoy colabora con artistas locales y publica artículos mensualmente.

Vega es un ejemplo de cómo la crisis obligó a muchos a reinventar sus carreras.

Educar públicos no tradicionales para que vean el arte integrado a otros aspectos de la vida.

Cuando volví a Nueva York a finales de los años 90, no tenía contactos personales ni profesionales. Con la uñas conseguí consultorías en museos.

Uno de sus proyectos más ambiciosos para el MET fue un programa de clases de arte y visitas a museos para estudiantes inmigrantes de El Bronx

Siempre les interesaban los retratos y autorretratos. Recuerdo que uno me dijo: “El que me gustó más fue el tío ese con la boína”. ¡El hablaba de uno de los autorretratos más famosos de Rembrandt!

Tuve que dedicarme a ella, porque mi esposo viajaba mucho y yo no tenía a mi familia aquí. Fue muy duro poner mi carrera en segundo plano.

Nunca me desconecté. Seguí trabajando a destajo. Luego, la crisis diezmó las posiciones de trabajo y los programas que había.

Decidí hacerlo de manera independiente con grupos comunitarios, universidades y turista. Eso me permitió trabajar en otros museos y aprovechar las oportunidades que ofrece Nueva York por su alta población hispana.

El Museo Metropolitano debe verse tres o cuatro veces. En Nueva York hay como siete de las pocas obras maestras de Vermeer, en Frick Collection y el Met. Y Moma siempre integra artistas latinoamericanos a sus exposiciones.

?>