Profesores de NY bajo riguroso escrutinio

Profesores de NY  bajo riguroso escrutinio
Perka Kresic junto al estudiante Adrian Blackmon durante una clase el 14 de septiembre en Buffalo, N.Y.
Foto: AP

BUFFALO, N.Y. – Con la llegada del nuevo año escolar regresó también para algunos maestros de Nueva York el nerviosismo ante la nueva ley de evaluación docente del estado, que enlaza ‘sus calificaciones’ al final del año escolar con el progreso estudiantil y los resultados en las pruebas.

Pero ninguno mostró deseos de cambiar aquello que le ha dado resultados.

Perka Kresic dijo que no cambiará su objetivo de mantener a los estudiantes involucrados. Una profesora de química y biología en Buffalo, Kresic indicó que sus estudiantes seguirán haciendo un gráfico de los electrolitos en la sangre humana, para que entiendan que son más que letras en una tabla periódica.

“No quiero decir que no preste atención a todo lo demás”, señaló Kresic sobre los nuevos planes de evaluación. “Pero si uno hace su trabajo y enseña a los estudiantes de la mejor manera que uno sabe, realmente no hay porqué tener temor de ellos”.

Al maestro de ciencias de Liverpool Jeff Peneston no le preocupa tanto ser evaluado, y no ha alterado sus planes de clase. Pero si le inquieta la dependencia de los resultados de las pruebas estandarizadas, que según él no son una verdadera medida de un buen maestro.

“Es un error científico decir que porque mis estudiantes obtuvieron mejores resultados en una prueba, me he convertido en un profesor más eficaz”, afirmó Peneston, el maestro del año de 2011 en Nueva York.

Bajo la ley estatal que entró en vigor este año escolar, cada maestro de escuela pública se evaluará y se le dará una puntuación al final del año reflejando cómo ella o él se desempeñó en el aula y cómo los estudiantes progresaron y puntuaron en los exámenes estandarizados.

Las observaciones en el aula por parte del director o un colega representarán hasta el 60% de la puntuación de la evaluación. El progreso de los estudiantes en los exámenes estatales de un año a otro contará por un 20%, y otro 20% se basará en una medida aprobada por el estado, tal como el porcentaje de alumnos que avanzan a un cierto nivel.

Sólo los profesores y los padres de sus alumnos tendrán acceso a la evaluación de un maestro.

Aquellos que reciban una calificación de 91-100 serán considerados “altamente eficaces”. Los maestros con calificaciones de 75-90 serán “eficaces” y los que reciban de 65-74 estarán “en desarrollo”. Quienes logren menos de 65, serán considerados “ineficaces”.