Castigo a Terry: 4 juegos

Por comentarios racistas, capitán del Chelsea deberá pagar $356 mil
Castigo a Terry: 4 juegos
El capitá del Chelsea, John Terry, fue suspendido cuatro juegos y multado con 356 mil dólares, pero tiene la opción de apelar.
Foto: AP

LONDRES, Inglaterra (AP/EFE).- El capitán de Chelsea, John Terry, fue suspendido ayer por cuatro partidos por insultar con palabras racistas a un oponente durante un partido de la Liga Premier el año pasado.

Terry también recibió una multa de 356 mil dólares por insultar al zaguero de Queens Park Rangers, Anton Ferdinand, durante un encuentro en octubre de 2011.

Ambos castigos, anunciados después de cuatro días de audiencias en la Asociación Inglesa de Futbol (FA), quedan suspendidas mientras se dilucida un posible proceso de apelación.

La sanción “es el resultado de una larga investigación que se había postergado a petición de la fiscalía y de los representantes legales de Terry”, señaló la FA, que ya retiró el brazalete de capitán de la selección inglesa al defensa cuando salieron a la luz las acusaciones en su contra.

El defensa, que el domingo anunció su intención de no volver a competir con Inglaterra y que ahora tiene un plazo de dos semanas para apelar el castigo, expresó su decepción a través de un comunicado de su representante.

Terry está “decepcionado por el hecho de que la Comisión Regulatoria de la FA haya alcanzado una conclusión distinta al veredicto de no culpable que establecieron los tribunales de justicia”, indicó la nota.

El pasado 13 de julio, el juez de distrito Howard Riddle consideró probado que el futbolista inglés prefirió términos racistas, pero subrayó que era imposible desmentir la versión de la defensa del jugador, que aseguró que Terry tan solo repitió las palabras que antes había pronunciado Ferdinand.

El proceso judicial comenzó después de que un aficionado, cuya identidad no ha trascendido, denunciara al futbolista ante la policía y aportara como prueba un vídeo en el que se distinguía a Terry insultando a su rival durante un encuentro de liga ante el QPR en Loftus Road, el 23 de octubre de 2011.

Desde el primer momento, la FA anunció que investigaría lo sucedido una vez concluyera un proceso judicial en el que Terry afrontaba, como máximo, una multa no superior a los 4 mil dólares.

El caso se alargó más de lo previsto debido a que el magistrado aceptó la petición de la defensa de posponer el inicio del juicio hasta el 9 de julio, una vez pasada la Eurocopa de Polonia y Ucrania, a la que Terry acudió convocado por el seleccionador Roy Hodgson.

El anterior técnico de los Tres Leones, el italiano Fabio Capello, había abandonado su puesto en febrero a raíz de la polémica sobre el defensa “blue”.

El entrenador consideraba que no se debía retirar el brazalete de capitán al futbolista antes de ser juzgado por los supuestos insultos racistas.