Rosie Pérez no se rinde en “Won’t Back Down” (Fotos y video)

Rosie Pérez combina su activismo y su trabajo en el melodrama '"Won't Back Down".
Rosie Pérez no se rinde en “Won’t Back Down” (Fotos y video)
Rosie Pérez, la actriz, productora y activista originaria de Brooklyn, se siente muy satisfecha de su participación en la película Won't Back Down.
Foto: AP

Rosie Pérez, la actriz, productora y activista originaria de Brooklyn, se siente muy satisfecha de su participación en la película Won’t Back Down junto a las nominadas al Oscar Maggie Gyllenhall (Crazy Heart) y Viola Davis (The Help).

“Trabajar con actrices de este nivel fue extraordinario… Fue muy lindo compartir el set con personas con tanta intensidad y tanta pasión”, expresó la actriz en entrevista telefónica con ¡holaLA!.

Pérez interpreta a la maestra Breena Haper, quien inicialmente se resiste a los cambios que promueven su compañera Nona Alberts (Viola Davis) y una madre de familia, Jamie Fitzpatrick (Maggie Gyllenhaal), ambas decididas a cambiar el sistema de educación impartido en la escuela de escasos recursos a la que asisten sus hijos, aulas escolares en las que la apatía y la burocracia dominan al personal docente.

“No, yo no tengo nada en común con mi personaje.. Es una persona que pierde el enfoque”, afirmó.

Inspirada en hechos reales, la historia de Won’t Back Down —que se estrena mañana— puede trasladarse a cualquier espacio territorial de este país, particularmente a los barrios pobres.

“En los vecindarios de clase alta las escuelas públicas son asombrosas”, dijo la actriz de 48 años. “En donde hay poco ingresos… nueve de cada diez escuelas no son [asombrosas]”.

Para la también activista comunitaria el problema principal radica en que estas escuelas son auspiciadas por los impuestos de los contribuyentes y considera que el reparto no es equitativo.

Pérez, quien debutó en el cine en Do the Right Thing (1989), reconoció que uno de las mayores valores de esta película es que en ella “no se señala a una entidad específicamente como la responsable, ni a un sindicato, o se maneja como un problema aislado. Se habla sobre los maestros, los directores, la junta de consejo, la burocracia, la pobreza, los padres y la comunidad”.

La actriz de ascendencia puertorriqueña apoya la idea de que las personas, tal y como lo hacen los personajes principales de la cinta, deben instruirse y prepararse para promover un cambio.

“Las personas necesitan educarse acerca de la ‘educación’ antes de abrir la boca o tomar acción. Si no saben de qué van a hablar o con quién van a hablar es una pérdida de tiempo. Hay que instruirse para moverse en la dirección correcta”, agregó.

Para Pérez los padres juegan un papel primordial en la educación de sus hijos. Su grado de compromiso afecta el núcleo familiar, y más aún, repercute en la sociedad.

Como actriz, Pérez se siente muy satisfecha de participar en Won’t Back Down que presenta no solo problemas sino soluciones que pueden resumirse con el “Sí se puede” que es totalmente aplicable en la actualidad.

La estrella de cintas como Fearless, por la que fue candidata al Oscar, o White Men Can’t Jump, está comprometida con la sociedad y es fiel creyente del poder que convoca la fuerza comunitaria. En 2010, el Presidente Barack Obama la nombró parte del consejo asesor del Comité Latino contra el SIDA, entre otras actividades altruistas que realiza.

“Confieso que me sentí inspirada cuando vi en la Conferencia Nacional del Partido Demócrata al Alcalde de San Antonio [Julian Castro] ser el orador principal… Me hizo pensar hasta dónde podemos llegar y hasta dónde no como grupo, como comunidad. Lo importante es reconocer las oportunidades y tomarlas. Si no las tomamos… es una verdadera tragedia”, concluyó.