Vargas Llosa revela lo bueno y lo malo del Nobel

Guia de Regalos

NUEVA YORK/AP – A casi dos años de haber ganado el Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa reveló los aspectos positivos y negativos del máximo reconocimiento literario.

“El Premio Nobel representa una semana que es un cuento de hadas y un año que es una pesadilla por todos los compromisos”, afirmó el escritor premiado en el 2010. “Pero ese año ya ha terminado y estoy trabajando nuevamente como de costumbre”.

“Escribir es una tarea apasionante”, agregó en una conferencia en el Instituto Cervantes de Nueva York. “Siento la misma ilusión y las mismas dificultades que al comienzo. Escribir es una experiencia misteriosa”.

Vargas Llosa participó en un programa doble en el que se presentó la edición conmemorativa de su primera novela, “La ciudad y los perros”, que a juicio de la crítica es una de las obras que dio comienzo al auge de la literatura hispanoamericana.

“Fue mi primera novela”, agregó. “Aprendí mucho escribiéndola. Encontré una manera de escribir que tenía que ver con mi propia personalidad. Desarrollé una técnica que después he ido utilizando en mis obras siguientes. Creo que ningún escritor comienza sabiendo escribir ni sabe qué tipo de escritor quiere ser. Se descubre con la práctica. Creo que las primeras obras son decisivas”.

El autor peruano manifestó también preocupación por el futuro del libro, “ese objeto emblemático de la cultura, de la civilización”.

“Existe una gran incertidumbre por el futuro del libro”, afirmó. “¿El libro digital continuará usando otro soporte o va a producir una transformación del contenido? ¿Será mejor o será peor? Mi esperanza es que el libro digital coexista con el libro de papel”.

“Sería preocupante que la pantalla (de la computadora) hiciera lo que hizo la televisión a su contenido”, advirtió. “Pero eso depende totalmente de nosotros. Es importante que eduquemos a las nuevas generaciones para que tengan el mismo apetito por los libros”.

Vargas Llosa lamentó igualmente la “frivolización de la cultura” que la ha ido convirtiendo en un entretenimiento.

La cultura, enfatizó, “no es sólo importante para enriquecer nuestras vidas sino también para el funcionamiento de la sociedad”.

También abordó la polémica sobre las caricaturas de Mahoma que han provocado disturbios en varias embajadas de países árabes, asegurando que “la libertad debería congeniarse con la buena educación”, pero que, si hay que elegir entre las dos, “hay que escoger resueltamente la libertad”.

“Es de mal gusto y ofensivo insultar a Mahoma, pero no es ilegal. Las sociedades democráticas han alcanzado el derecho de hablar con libertad de lo terreno y de lo ultraterreno. Lo que debería ser erradicado de las sociedades cultas es el insulto”, concluyó.