No hay edad para hacer deporte

Un galo establece el récord de velocidad en 100 km en bici para centenarios
Sigue a El Diario NY en Facebook
No hay edad para hacer deporte
El ciclista francés Robert Marchand (c) feliz tras establecer un récord en los 100 kilómetros para la categoría de centenarios en Lyon, ciudad del centro de Francia.
Foto: AP

París/EFE – Robert Marchand, un francés de casi 101 años, estableció el récord de velocidad en bicicleta en 100 kilómetros para centenarios, al recorrer esa distancia en 4 horas, 17 minutos y 27 segundos en un velódromo de Lyon.

“No he hecho esto para ser un campeón, lo he hecho para probar que la raza humana, a condición de que no haga excesos, puede vivir bien hasta los cien años”, dijo Marchand pocos minutos después de completar las 300 vueltas al circuito el viernes.

Con el mismo fin, en febrero pasado este exbombero y exboxeador batió en un velódromo de Suiza el récord de la hora para centenarios, que fijó en 24,25 kilómetros.

Ambas pruebas fueron homologadas por la Unión Ciclista Internacional (UCI), que creó la categoría de centenarios gracias a Marchand.

En su nueva aventura, que recorrió a unos 23 kilómetros por hora, el centenario no dio muestras de fatiga, aunque reconoció que en los últimos kilómetros sintió cierto dolor en una mano y en los glúteos.

La proeza de Marchand ha despertado gran atención mediática en Francia y del público, que se acercó a seguir su hazaña y no dudó en pedirle autógrafos, que el anciano firmó con agrado.

Sonriente, el anciano aseguró que durante toda su vida apenas hizo excesos: nunca fumó, no bebió demasiado alcohol y cuidó mucho su alimentación.

“Apenas bebía un vaso de vino tinto al día, ese es el secreto”, aseguró, orgulloso el centenario, quien indicó que no conoce el dopaje: “Probé las bebidas energéticas, pero me daban dolor de estómago. Lo único que necesito es agua y un poco de miel”.

Marchand, que vio cómo su afición por la bicicleta truncada por las dos guerras mundiales que vivió, siempre ha sido un apasionado del ciclismo y un habitual de ciertas carreras.

Retomó la afición cuando se quedó viudo a los 78 años. “Pensé que si me quedaba en el sillón viendo la tele estaba perdido”, afirmó.